15 de octubre de 2020
15.10.2020
Superdeporte

Nuevo proyecto en marcha

Quico se reúne este viernes con Manolo y Navarro con la renovación del área deportiva en el horizonte

15.10.2020 | 21:35
Nuevo proyecto en marcha

Desde el cierre del mercado aún no han pasado ni dos semanas pero el Levante ya está metido en la planificación del siguiente. De hecho, Quico Catalán se reúne este viernes por primera vez con las cabezas visibles del área deportiva para revisar tanto el trabajo realizado como para perfilar los siguientes pasos. Con la llegada de Manolo Salvador y David Navarro se implantó una metodología de trabajo en la que las reuniones son periódicas. Esta tutela por parte del presidente es uno de los puntos de inflexión respecto a la anterior etapa, en la que a ojos de Quico y el Consejo pasó factura el descontrol y las refriegas internas.

En este momento todo apunta a una línea continuista en un proyecto que ya está en marcha y que va a estar marcado por las mismas condiciones deportivas y económicas que los dos últimos. Quico ha avisado de que habrá que vender para cuadrar las cuentas, por lo que la fecha de caducidad de Campaña principalmente es el próximo verano siempre y cuando el mercado supere el trauma del Covid.

Con la necesidad de seguir haciendo hucha para devolver la financiación de los proyectos del Ciutat y Nazaret, los planes pasan por una política similar a la que se ha llevado hasta ahora. No volverán los tiempos de pagar traspasos altos, aunque hay confianza en ir poco a poco abriendo la mano. Un objetivo claro es superar los problemas con el fair-play. Y a partir de ahí remodelar una plantilla cuya columna vertebral se ha mantenido a cambio de un gran esfuerzo. También tienen que entrar las renovaciones pendientes y el tema de los canteranos que están ahora cedidos y por los que la apuesta es sacar rendimiento bien deportivo o bien económico.

El nuevo proyecto arranca con la peculiaridad de que el área deportiva acaba contrato en junio, igual que hace dos años. De momento no hay una propuesta formal para renovar sobre la mesa. Sin embargo, la situación es muy distinta a la de entonces, con una manifiesta sintonía profesional. También lo es la valoración que desde el club se hace de su labor. Todo ha estado muy condicionado por una plantilla con exceso de fichas y alto coste a la que los siete jugadores que se han añadido en los últimos mercados lo han hecho por una inversión fija de 3,8 millones. Salvo Dani Gómez y De Frutos, los demás han llegado libres: Malsa, Son, Radoja, Duarte y Bruno. En lugar de poner el foco en el mercado extranjero, la prioridad ha estado en el nacional, en especial el de Segunda División.

Dentro de una línea continuista, de lo que sí que hay visos es de que pueden producirse cambios. A lo largo de los últimos meses se ha apuntalado la estructura con técnicos y cargos de nueva creación como el del big data. Tal y como ha dejado claro esta semana, Quico se ha vuelto a imponer que sea el club quien marque los tiempos, pero sobre el papel no hay motivos para alargar una decisión que si se dilató tanto la última vez fue por las dudas que precipitaron el relevo y un periodo un tanto raro de transición.

«Vamos a ver los próximos meses. Ha sido un año muy complicado. Vamos a tener tranquilidad porque todo ha sido una vorágine. Tenemos que analizar y ponerlo en consenso. A partir de ahí, valorar qué hacer», dice el presidente. «Son decisiones relevantes y tenemos que analizarlo bien. Marcarme plazos en estos momentos no es lo oportuno». La temporada pasada, una decisión tan importante como la renovación de Paco López se oficializó a mediados de noviembre. En este sentido, teniendo en cuenta además las singularidades del momento actual, hay todavía margen para que en el Consejo se aborde próximamente el tema con calma.

Oferta de tres temporadas rechazada

David Navarro recibió hace unos meses una oferta del Espanyol a través de su excompañero Rufete. La propuesta era de tres temporadas y extensiva también a Manu Fajardo, el técnico de su confianza que se trajo de la mano desde Alcorcón. Aunque solo tenían un año más de contrato en Orriols, la rechazaron. «Hablamos con el club y decidimos apostar», reconoció Navarro a principios de verano. «Renovar no es algo que nos quite el sueño. La decisión es del club y nosotros vamos a trabajar al cien por cien para mejorar la plantilla», añadía entonces el excapitán granota.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook