27 de noviembre de 2020
27.11.2020
Superdeporte
LALIGA SANTANDER
R. Valladolid11Levante UD

El Levante no suelta a Paco

Resultado insuficiente tras repetir marcador por quinta vez pero respuesta positiva tras empatar y no rendirse

27.11.2020 | 23:51
El Levante no suelta a Paco

Pronosticó Sergio que el Levante sacaría los dientes por su entrenador y acertó de pleno. Aunque el entrenador del Valladolid metió con sus declaraciones un extra de presión, ya que nadie salvo él había cuestionado a su homólogo en público, el partido confirmó que el equipo está a muerte con Paco López. Se notó desde el principio, con una puesta en escena a la altura. Y es que no solo fue cosa de Paco. Los pesos pesados también hicieron lo suyo en busca de un golpe encima de la mesa. No lo dieron, pero se notó que lo intentaron. Sobre todo al final, cuando con el carrusel de cambios a la desesperada se evitó la caída al precipicio. Dani Gómez forzó un penalti que marcó Campaña y el descuento volvió una vez más a quedarse muy corto.

No cambia que el Levante mantiene la fe en su entrenador. Al menos la de los jugadores que siguen pisando el césped de continuo, que otra cosa son los desaparecidos en combate. Pero por desgracia tampoco cambia que el resultado siga siendo el mismo. Un abono perpetuo al empate, el particular día de la marmota en Orriols. Encima tablas a un gol, un bucle dichoso del que no se sale por culpa principalmente de la ineficacia en las áreas. Un resultado insuficiente que en absoluto sirve para salir del pozo pero que como mal menor deja el regusto dulce de haber rescatado un punto a última hora y no rendirse jamás. En lugar de hacerlo con el once, Paco agitó al equipo con los cambios y le salió bien. El partido se terminó jugando en el área del Valladolid, donde Campaña rozó el gol en el cuarto córner seguido. Sin embargo, nada define mejor al Levante que lo ocurrido en la prolongación. Arriesgando en busca de la remontada, Jota le tiró un sombrero a Dani Cárdenas, sobresaliente en su estreno en Primera. El hasta ahora portero del filial, muy seguro, estiró los brazos y empomó la pelota. Menos mal.



No es casualidad que el Levante, igual que el Valladolid, siga sin dejar su portería a cero. Una vez más volvieron a llegarle a poco pero con la suficiente claridad para marcarle un gol y perdonarle un par más. Si está metido en un lío es por su ineficacia, no por su juego. Un problema que volvió a repetirse en Pucela, donde el buen arranque se redujo a cinco situaciones claras de gol antes del descanso y solo un remate entre palos, el que Masip le tapó a Morales en el primer minuto.

Tan responsabilizado con el brazalete como Postigo sin él, fue el Comandante y además con diferencia el más peligroso hasta la irrupción de Dani Gómez. Todos los balones le iban como si tuviera un imán pero no conectó ninguno. Se le escapó sobre todo uno al que se lanzó en plancha tras un centro tenso de Son que solo habría tenido que rozar. Y otro que le cayó manso a raíz de un resbalón de Joaquín en la frontal. Chutó fuera. Fue la última buena ocasión antes de bajar revoluciones.

De vuelta al doble pivote, Melero no aclaró el fútbol del equipo, más dependiente de las soluciones de Malsa y espeso como blandiblú en los pies de Campaña. El equipo acusó las frenadas en seco del andaluz, que en su mejor oportunidad hizo la vista gorda para asistir a Roger. Como el empate, su actuación también fue insuficiente. Demasiado lejos de los focos. Y eso que el penalti, sin Roger en el campo, lo tiró como los ángeles.

A una media hora muy potable en cuanto a juego le sucedió un final del primer acto en el que el Valladolid asomó por el área de Cárdenas. Al principio lo había hecho con pelotazos en largo a Marcos André buscando la espalda de los dos laterales. Después lo hizo percutiendo en exclusiva por el costado de Son, que perdió fuelle y pasó un muy mal rato. Por fortuna, en su debut de titular Cárdenas estuvo notable. Tuvo una buena mano para Orellana y apenas un renuncio de puños. Además con el pie jugó con crtierio, incluso arrancando buenos contragolpes. La otra novedad del once junto al portero fue Roger, víctima de un posible penalti que ni revisó el VAR. Muy desasistido.



Nada más volver del entreacto volvió a ser Morales quien tuvo la primera ocasión peinando un balón parado. Pero las sensaciones no eran buenas y en el centro del campo las cosas tampoco fluían. Rochina era quien más aclaraba el juego, pero de Campaña se seguía a la espera de noticias mientras que Melero volvía a diluirse en el eje y pedía el cambio. Entonces llegó el trago. Son no cortó a tiempo una contra, el balón voló sobre Vezo y Clerc se separó en lugar de arrimarse a Marcos André, que cabeceó ajustado al poste. Gol.

El Levante respondió con un disparo lejano de Rochina pero quien reaccionó fue Paco. Campaña pasó al centro pero la verdadera apuesta fue el cambio de sistema con De Frutos y Clerc como carrileros. Un cambio de rumbo con sabor a desesperación, sobre todo cuando después de que Rubén Alcaraz perdonase a la contra el 2-0 tras un córner a favor, el remate fue la entrada de Sergio León y sobre todo de Coke en busca de balones aéreos. Fue entonces cuando Rochina conectó con Dani Gómez y la historia cambió. Primero la del partido y quien sabe si también la del resto de la temporada.

- Vídeo resumen del partido 

- Las notas del Levante UD



- Así fue el minuto a minuto del partido

- Consulta la clasificación de LaLiga Santander 


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook