07 de enero de 2021
07.01.2021
Superdeporte

Doukouré pone fin a su calvario y ya se ejercita como 'granota'

El medio ha sido la gran sorpresa en la sesión matinal de Buñol tras la Copa del Rey

07.01.2021 | 13:33
Doukouré pone fin a su calvario y ya se ejercita como 'granota'

¡Hay chico nuevo en la oficina! Cheick Doukouré está de vuelta. El costamarfileño ha sido la gran noticia en la sesión matinal del Levante UD post Copa del Rey. Los granotas ya preparan el choque del domingo (14:00 horas) ante el Eibar en el Ciutat de València y Paco López ya tiene en dinámica de grupo a su primer 'fichaje' de invierno.

Chico "nuevo" en la oficina ??. Que bueno verte otra vez en el verde @Doukoure_off ????

Bienvenue à bord ?? #OrgullGranota ???? pic.twitter.com/00JUkHsNad

— Levante UD ?? (@LevanteUD) January 7, 2021

El pivote granota, de 28 años, lleva trabajando al margen del grupo todo lo que va de curso. De hecho, regresó lesionado de su cesión en Segunda en la SD Huesca, donde consiguió el ascenso, pero apenas tuvo protagonismo.

Una cesión de 75 minutos y otro calvario en El Alcoraz

El calvario de Doukouré comenzó un 24 de febrero de 2019, en un Levante UD – Real Madrid. La famosa acción de la patada al aire y el penalti a Casemiro le costó una rotura de ligamento cruzado.

Cheick dejó el Levante UD en agosto, cuando la 19/20 ya había comenzó y todavía inmerso en el proceso de recuperación de esta grave lesión, y fichó por la SD Huesca. El objetivo, recuperarse en El Alcoraz (ya afrontaba el último tramo de su recuperación), sumar minutos y protagonismo y crecer en una cesión para volver con más fuerza a Orriols.

Pero la mala suerte no había hecho más que comenzar. El centrocampista se marchó al combinado aragonés todavía sin el alta competitiva y la recuperación fue retrasándose por culpa de distintas recaídas. Una de ellas le obligó a volver a pasar por el quirófano para realizarse una artroscopia en la rodilla. Finalmente se recuperó y entró en dinámica de grupo.

El equipo de Michel, por entonces se estaba jugando el ascenso a LaLiga Santander. Estuvo siete jornadas sin ser convocado y justo cuando ya se asomaba al verde, sufrió una lesión muscular que le dejó fuera otras tres jornadas. Finalmente, en la 32 volvió a sentirse futbolista sumando sus primeros minutos ante el Málaga CF.

Nueva lesión de gravedad, lágrimas de dolor y de impotencia 

De ahí al final de la temporada, Cheick disputó cuatro partidos de los seis que restaban para finalizar la campaña y gracias al parón por el coronavirus, que le dio un margen adicional para finiquitar su recuperación. Solo en uno de ellos, ante el Albacete, fue titular y en total se echó a la espalda un total de 75 minutos.

Fue todo lo que jugó en una temporada infernal. Y lo peor todavía estaba por llegar. En la jornada 37 de la competición, ante la UD Las Palmas, salió en el 82' y sufrió otra grave lesión: rotura del tendón de Aquiles izquierdo. Aquel 2 de julio se acabó la temporada para el costamarfileño.

Las imágenes hablaban por sí solas. Doukouré abandonó el terreno de juego llorando y clamando al cielo por su mala fortuna. Levante y Huesca se habían puesto ya de acuerdo para que el costamarfileño acabara el curso allí, pero la nueva lesión lo trajo de vuelta a Orriols.

"Un día menos para volver. Mucha fuerza", le escribió el Levante UD cuando fue sometido a una nueva intervención quirúrgica. Al finalizar su préstamo, Doukouré vivió de nuevo como granota el final del curso en el que los hombres de Paco López se trasladaron a La Nucía para jugar por las obras del Ciutat de València.

Un horizonte de esperanza, ¿en Orriols? 


Restando esos mínimos minutos de Segunda, la pesadilla de Cheick se remonta a aquel fatídico 24 de febrero. Ahora, el medio vuelve a sonreír y espera volver a sentirse futbolista. Hoy se ha ejercitado con los granotas y queda ver qué ocurre con su futuro.

El club le reservó un dorsal (25) y también respetó el contrato que finalizará al concluir el presente curso. Un gesto de club señor que brinda a Cheick la oportunidad de recuperarse totalmente y de volver a sonreír con la pelota. Ahora queda ver qué decisión toma la entidad con su futuro y si de aquí al final del curso Paco López le da algún minuto para crecer desde dentro del césped. Lo tendrá difícil, ya que en la posición en la que actúa, Malsa, Radoja, Vukcevic e incluso Melero se alternan con frecuencia. Sea como sea, solo la vuelta de Doukouré ya es una gran noticia para el levantinismo. Ahora queda que el fútbol le devuelva al granota todo lo que le ha quitado.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook