22 de febrero de 2021
22.02.2021
Superdeporte

El viaje exprés de Cárdenas tras el triunfo en el Wanda

Es uno de los porteros de moda en España, pero tiene muy claras cuáles son sus prioridades

22.02.2021 | 20:56
El viaje exprés de Cárdenas tras el triunfo en el Wanda

Dani Cárdenas es uno de los porteros del momento. Su partidazo contra el Atlético, con hasta diez paradas, es uno de los motivos, pero no el único. También todas sus actuaciones en la Copa del Rey, donde ha sido uno de los héroes que han llevado al equipo hasta las semifinales. El catalán fue protagonista el pasado sábado en el Wanda sosteniendo al equipo con seguridad, reflejos y mucha personalidad atrás e hizo posible con sus intervenciones el triunfo (0-2), otro zarpazo de los granotas que ya prácticamente podría decirse que tienen la permanencia virtual.

Pero detrás de la alegría por el momento deportivo que atraviesa, por su actuación personal o por firmar un récord en el Metropolitano está la persona. Y Dani, con las prioridades bien claras, sabe que lo más importante que tiene es su familia. Por eso, aparcó la euforia por el triunfo y nada más llegar a València el sábado por la noche se marchó a Tarrassa, su pueblo. El motivo del viaje, aprovechar el domingo y lunes libre y visitar a su padre que se recupera en un centro especializado de un ictus. 


Un año de emociones fuertes para Dani Cárdenas

La historia de Dani, como la de cualquiera, tiene vaivenes. Criado en una familia trabajadora y muy unida, el portero vivió lejos de casa uno de los momentos más complicados de su vida el pasado verano. El padre de Cárdenas sufrió, el primer día de la pretemporada, un ictus; un percance que lo cambiaría todo y que llegaba en un momento muy determinante en la carrera deportiva del joven portero de 23 años.

Después de brillar varias temporadas con el Atlético Levante se asomaba a las puertas del primer equipo. Eso sí, por delante quedaba el debate que finalmente ganaría: ¿Quién era el segundo portero en el equipo y por detrás de Aitor Fernández? La presencia de Koke, también en la dinámica del primer equipo, le hizo replantearse su situación e incluso se llegó a valorar la posibilidad de buscar el crecimiento lejos de Orriols.



Pero el percance de su padre frenó cualquier opción. "Como en casa, en ningún sitio", manifiesta el entorno del portero. Y es que Dani ya veía de Buñol (donde residía) una segunda casa. Y qué mejor sitio que en su segunda casa y qué mejor equipo que el Levante UD, donde sintió el cariño de todos en un momento duro para seguir disfrutando del fútbol.

Fue un inicio de año difícil, pero en el que Dani sintió el afecto de los más cercanos y pudo entender que el Levante UD es una familia. Paco López y Quico Catalán apoyaron especialmente al joven portero, que se enfundaba en sus guantes y se evadía del resto de problemas. El trabajo en silencio al final llegaría en forma de premio: debut oficial con el primer equipo, segundo puesto de portero asegurado y héroe de la Copa del Rey. Pero Dani quiere más y no se marca su techo; quiere seguir rompiéndolo con cada actuación. Debutó en Pucela en LaLiga (1-1), fue el héroe en Copa ante el Fuenlabrada en la tanda de penaltis o ante el Villarreal CF en cuartos de final y lideró al equipo ante los colchoneros (0-2). 

Su padre ya lo ve triunfar por la televisión

Dani siempre aprovechó los días libres para escaparse y visitar a su padre, que evoluciona favorablemente. A día de hoy todavía no puede hablar de manera fluida, pero sí que ha podido ver a su hijo triunfar por la televisión. Su familia cuenta cómo sonríe cuando reconoce a Dani vestido de portero y defendiendo la portería del Levante UD sea en Copa o sea en LaLiga.
 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook