25 de abril de 2021
25.04.2021
Superdeporte

Preocupación y malestar ante la deriva del Levante UD

Las derrotas, la imagen y el mal poso del fin de curso crispan el ambiente en Orriols

25.04.2021 | 22:27
Preocupación y malestar ante la deriva del Levante UD

Dijo Paco López que después de tres años y medio en el banquillo era una de las pocas veces en las que no tenía «defensa alguna» por un partido en el que el equipo no había dado «el nivel mínimo exigible». No es el tipo de discurso que suele emplear el entrenador, lo que demuestra la gravedad del momento. Las críticas arrecian desde fuera pero el ambiente dentro también se ha crispado. Se contaba con que el final del sueño copero, unido al drama médico, iba a hacer daño. Pero a pesar de las victorias por la mínima contra Valencia y Eibar, el Levante continúa sin encontrar alivio para ese golpe. Desde la eliminación a manos del Athletic hay un antes y un después cuya máxima expresión es la ausencia de un once definido. Y, lo que es peor, la pérdida de una identidad de juego. Nadie ve en peligro la salvación, un objetivo conseguido virtualmente, pero cunde la preocupación por las consecuencias de un final de temporada pobre tanto en el ámbito deportivo de cara al poso para la planificación como incluso en el económico, ya que hay que recordar que cuanto mejor sea la clasificación, mayores son los ingresos.

MALESTAR

Del mensaje conformista a nivel interno que ha dado pie a la relajación no solo se ha hablado de manera crítica en el entorno. Aunque las últimas declaraciones han alimentado el desapego, especialmente las de Coke y Postigo, los más críticos del vestuario tampoco echan balones fuera a la hora de admitir que la temporada se está haciendo larga. La gestión del grupo, para bien y para mal siempre en el ojo del huracán, se ha ido envenenando. El pico bajo de forma de bastantes de los pesos pesados, casos de Morales, Roger, Bardhi o Vezo, entre otros, tampoco ayuda. Menos aún en un momento en el que es muy necesario que todos den la cara.

En el Martínez Valero, más allá del sistema, se vio a un equipo pasivo y sin oficio cuando no tenía balón. Quedan cinco partidos: la temporada no ha acabado aunque a veces lo parezca. Y las opiniones son para todos los gustos respecto a si al partido se le dio la importancia que merecía. Que durante la semana se grabasen diez capítulos en los entrenos para un programa de TV sobre la metodología del cuerpo técnico ha generado controversia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook