20 de noviembre de 2018
20.11.2018
ENTREVISTA

Iker Lecuona: "Soy valenciano, pero me siento valenciano y vasco por igual"

A sus 18 años, el piloto más joven de la parrilla de Moto2 ya ha disfrutado de un podio, donde lució un casco especial con la Senyera y la Ikurriña

20.11.2018 | 19:15
Iker Lecuona posa para SUPER con el casco con el que logró su primer podio en el Mundial

¿Alguna vez había pensado que su primer podio en el Mundial llegaría en Cheste?
—Sí, era un sueño y por suerte se hizo realidad.
—¿Cómo lo celebró?
—No fui a la gala de la FIM. Me fui de cena con el equipo a celebrarlo.
—Se habrá tomado el lunes de descanso, ¿no?
—Sí porque llegué un poco tarde a casa y me tomé el lunes un poco para recuperarme y descansar. Creo que empezaré el miércoles a entrenar. Seguramente iré a ver a la gente en los tests de MotoGP.
—¿Estará en los suyos de Moto2 en Jerez?
—No, al final no iremos. Hasta febrero no volveré a subirme a la Moto2.
—¿No es mucho tiempo sin rodar?
—Realmente tampoco es tan importante porque hemos terminado con buenas sensaciones y haciendo un buen trabajo, aunque es verdad que habrá gente que haya cogido ya la moto nueva. Pero no es algo que me preocupe mucho porque yo suelo adaptarme bastante rápido y fácil a una nueva moto o trazado.
—Remontó 19 posiciones y la mayoría de ellas en apenas dos vueltas...
—Sí, la primera vuelta fue la clave porque me puse entre los seis primeros. Eso me tranquilizó, sabía que quedaba mucho y no tenía que apretar más de lo que tocaba.
—¿Se puso nervioso en las últimas vueltas?
—Y tanto. En la curva 14 me fui muy largo y casi me caigo, ahí perdí tiempo con Márquez y Oliveira, pero fue muy complicado. Intenté coger a Oliveira pero casi me caigo, así que decidí bajar el ritmo porque también costaba estar concentrado esperando el podio.
—En 2018 ha llegado su primer podio. ¿Llegarán en 2019 sus primeras victorias?
—Espero que sí, este año rozamos la victoria en Australia y Japón, pero al final llegó el podio en el mejor sitio, en casa. Espero que vengan muchos más.
—La apuesta de su equipo, con un atípico contrato de tres años cuando tenía 16, empieza a dar su fruto...
—Me dieron la oportunidad de mi vida, de cumplir mi sueño, realmente no tengo palabras para agradecérselo porque es atípico porque pasé de estar corriendo en Supermotard en 2015 a verme en el Mundial de Moto2. Intento demostrarles día a día con mi trabajo que no se han equivocado.
—¿Cómo le surgió aquella oportunidad?
—Un par de amigos estaban en un equipo suizo, el piloto que tenían se lesionó y convencieron al jefe para que yo corriese en Navarra y en València con 15 años. Destaqué mucho y el equipo apostó por mí para correr parte del Mundial en 2016.
—¿Qué le supone ser, con 18 años, ser el piloto más joven de la parrilla de Moto2?
—No pienso mucho en eso pero es verdad que alguna vez he pensado que tengo más tiempo que los demás para conseguir mis objetivos. Me invita a tener más calma para buscar el sueño de ser campeón del mundo.
—¿Se ve en MotoGP en un futuro no muy lejano?
—MotoGP es mi sueño y el de todos, pero soy joven y he de pensar en ser campeón de Moto2 antes de subir. Quiero llegar preparado para seguir en la categoría, no para estar un año y dejarlo. Me quedaré seguro al menos dos años más cogiendo nivel y experiencia.
—Su casco causó sensación. ¿Qué le llevó a pintar una parte con la Senyera y otra con la Ikurriña, además de la bandera española en medio?
—Decidí ponerme la ikurriña y la valenciana porque toda mi familia es del norte y yo soy valenciano. Me gustó la idea de juntar las dos banderas en el casco, además de la española, que tenía que estar también. Soy valenciano pero me siento valenciano y vasco por igual porque toda mi familia es de allí, diría que es casi como un 50-50.
—¿Le consideran también un piloto de casa cuando va al País Vasco a visitar a la familia?
—Sí, al final saben que mi familia es de allí y están mis tías, que les gusta mucho hablar con la gente y los amigos. Me piden algunas fotos, pero cuando voy es más para desconectar y pasar unas semanas de vacaciones y de tranquilidad.
—¿Su hermano nunca tuvo el gusanillo de las motos?
—No. A mi hermano le gustan los caballos e incluso ha ganado alguna competición de las varias a las que se ha presentado.
—Comparte parrilla con Jorge Navarro. ¿cómo es la competencia con un piloto como él?
—Ha pasado un mal año, he entrenado mucho con él y sé que es muy rápido, no le están saliendo las cosas pero cuando vuelva a encontrar el camino estará delante luchando por el podio al igual que yo. También está Garzó, con el que empecé en KSB, pero ha tomado otro camino con la MotoE y le deseo lo mejor.
—¿Sigue siendo Valentino Rossi su gran referente?
—Mi ídolo siempre ha sido Valentino, pero me fijo en todos los pilotos y más aún en Márquez y Lorenzo. Junto un poco de todos para intentar aprender de ellos y ser más fuerte.
—Va a tomarse un tiempo de descanso o aunque no se suba a la Moto2 ya tiene la pretemporada planificada?
—Empezaré desde ya con el gimnasio y rodaré también en el kartódromo Lucas Guerrero de Chiva, que es donde practico con la Supermotard, con la R1, además de hacer algo de Flat Track y KSB con las motos pequeñas.
—Con el podio del domingo, no tardará en crecer su Fan Club...
—Si, ya he notado en las redes sociales esto y estoy agradecido a que la gente me empiece a seguir porque eso es porque ven que estoy haciendo un gran trabajo y llegando.
—¿Puede compaginar las motos y los estudios?
—Terminé la ESO y lo dejé pero quiero retomar los estudios con algo de mecánica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Próxima carrera

10 de marzo

GP de la Qatar

Circuito de Losail

En directo

Horarios:

Moto GP
Por determinar
Moto 2
Por determinar
Moto 3
Por determinar
 

Los pilotos españoles, en Twitter