Los españoles Javi Vega y Sara García, ambos pilotos de Yamaha en motos, fueron protagonistas en el podio final del Dakar, ya que el primero le pidió matrimonio tras recoger la medalla que acreditaba que habían llegado a la meta del rally más duro del mundo.

De la emoción, a Sara se le olvidó contestar hasta que Javi bromeó con un "no ha dicho nada" para obtener el ansiado "sí".

Felicidad doble para ambos. Y eso que el Dakar empezó con un positivo en coronavirus al llegar a Yeda (Arabia Saudí) para Sara, aunque dos días más tarde, en otra prueba PCR, dio negativo y pudo correr hasta finalizar en 74ª posición. Ambos ya han participado juntos en varias ediciones del Dakar.