El futuro de Cancelo, Cristiano y Bale