Rodrigo, Thierry y el cierre del mercado de fichajes