Rodrigo y Guedes, contra el Barça, y Nadal