Marcelino, directo al corazón, Messi y Jorge Lorenzo