Voro asume el reto, vía libre al Madrid y pena máxima