El Valencia, con un ojo en Filomena, el Madrid se enfría, la tormenta perfecta del Barça