El delantero del Athletic de Bilbao Iñaki Williams contó en The Guardian la dura travesía que pasaron sus padres para llegar hasta España, en busca de una mejor vida con más oportunidades que en Ghana, de donde proceden. El atacante contó que sus progenitores tuvieron que cruzar "descalzos el desierto para llegar a España". "Me carcomió", dijo el '9' cuando le contaron toda la historia en una entrevista en el periódico inglés 'The Guardian'.

"Veías las noticias y veías barcos que llegaban de África, gente trepando la valla de Melilla y me di cuenta de que realmente no sabía cómo llegamos a España. Es algo que siempre pregunté, pero mi mamá lo evitó porque yo era solo un niño. Y tal vez luego pensó que si me lo hubiera dicho cuando comencé en el Athletic a los 18, habría sido un peso en mi espalda. Sabía que mi vida era diferente a la de mis amigos y me lo podía imaginar, pero cuando escuchas los detalles...", comentó. La familia Williams es navarra de adopción e incluso Nico llegó a nacer en Pamplona, dando sus primeras patadas al balón en la cantera de Osasuna.

"Partieron en un camión, uno de esos con la parte trasera abierta, 40 personas empacaron, luego caminaron días", continuó Williams. "La gente cayó, se fue por el camino, gente que enterraron. Es peligroso: hay ladrones esperando, violaciones, sufrimiento. Algunos son engañados. A los traficantes se les paga y luego a mitad de camino dicen: "El viaje termina aquí". Echarte, dejarte sin nada: sin agua, sin comida. Niños, ancianos, mujeres", dijo poniéndose en la piel de sus padres, que aún sufrieron un último traspiés en su llegada a España.

"Llegaron a Melilla, treparon la valla y la guardia civil los detuvo. No tenían papeles y vinieron como inmigrantes, así que te devuelven. Cuando estaban en la cárcel, un abogado de Caritas que hablaba inglés dijo: "Lo único que puedes intentar es decirles que eres de un país en guerra. Rompieron sus papeles ghaneses y dijeron que eran de Liberia para solicitar asilo político. Gracias a él llegamos a Bilbao", dijo. Al poco de llegar y dar a luz a Iñaki, se marcharon a Pamplona, donde permanecieron varios años, criándose el mayor de los Williams y donde nació su hermano Nico, ahora internacional español.

Iñaki Williams, que viene de hacer el récord de 203 encuentros consecutivos con el Athletic en LaLiga, tiene el deber moral de devolverle a su familia todo lo que sacrificaron por él y su hermano regalándoles una vida más estable y cómoda. Es su meta principal al frente de la delantera del cuadro bilbaíno. "Escuchar la historia de mis padres te hace querer luchar aún más fuerte para devolver todo lo que sacrificaron por nosotros. Nunca pude pagarles, arriesgaron sus vidas, pero la vida que trato de darles es la que soñaron con darnos. Y, de alguna manera, podemos decir: 'Lo hemos logrado'", dijo.