Hugo Guillamón espera su primera y gran oportunidad en el Mundial con la selección española: el jueves contra Japón en el Estadio Internacional Jalifa. El futbolista del Valencia viajó hace dos semanas a Catar con la fecha del tercer partido de la fase de grupos marcado en rojo. El de l’Eliana siempre pensó que muchas de sus opciones mundialistas a nivel individual pasaban por el partido contra el combinado japonés del 1 de diciembre con el que se cierra la primera fase. El liderato en la clasificación del grupo con cuatro puntos de seis posibles, la peligrosa amarilla de Sergio Busquets contra Alemania que pone en riesgo su participación en unos hipotéticos octavos de final y la acumulación de minutos de Rodri Hernández le ha dado la razón. El valencianista afronta el Japón-España con posibilidades reales de disfrutar de sus primeros minutos en la Copa del Mundo aunque sea desde el banquillo como uno de los cinco cambios de Luis Enrique. El ‘15’ de España es consciente de lo complicado que será entrar en el equipo tanto de pivote como de central cuando lleguen los cruces a vida o muerte. El ‘momento Guillamón’ ha llegado. Es ahora o posiblemente nunca.

Si hay un partido con opciones para Hugo es este Japón-España de la tercera y última jornada del grupo E. A favor del valencianista juega la situación cómoda de la selección en la tabla. Si España gana o empata contra Japón, la selección española pasará a octavos. En caso de derrota, la Roja dependerá de lo que suceda en el Costa Rica-Alemania. Si ganan los ‘Ticos’, los de Luis Enrique estarán fuera. Si empatan, España estaría en octavos. Si gana Alemania, tendría que ser con un resultado lo suficientemente abultado como para mejorar el ‘goal-average’ de España (+7). La realidad es que la selección solo se quedaría fuera del Mundial con una carambola y eso permite al seleccionador la posibilidad de hacer rotaciones, dar descanso a algunos jugadores importantes y apostar por gente fresca.

Busquets, apercibido

Otra de las circunstancias que favorecen a Hugo es la amarilla que vio Busquets frente a Alemania. El capitán es el único futbolista apercibido en el conjunto de Luis Enrique. Si viera una tarjeta contra Japón, el azulgrana se perdería el hipotético duelo de octavos de final. Un riesgo que Luis Enrique medita evitar dejándolo fuera del once. 

La posible ausencia de ‘Busi’ como pivote provocaría cambios en el once. Luis Enrique tiene tres opciones: repetir con Koke Resurrección como en los últimos minutos frente a Alemania, adelantar la posición de Rodri de la defensa al centro del campo o apostar directamente por Hugo. Algo que parece difícil. Si el asturiano apuesta por cambiar la posición de Rodri, las puertas de la defensa se abrirán para un central específico: Eric García, Pau Torres o el propio Hugo. Las posibilidades de Guillamón de inicio desgraciadamente para el valencianista son escasas. Su gran baza es entrar desde el banquillo para dar oxígeno al pivote o para reforzar el centro de la defensa. Luis Enrique, como siempre, tiene la última palabra. 

Te puede interesar:

Ya ha utilizado 17 jugadores

El seleccionador nacional ha utilizado a 17 futbolistas en las dos primeras jornadas contra Costa Rica y Alemania. Desde los 180 minutos de Unai Simón, Rodri, Laporte y Dani Olmo a los 33’ de Carlos Soler. Los únicos siete jugadores que restan por debutar en la Copa del Mundo, además de los porteros Robert Sánchez y David Raya, son Eric García, Pau Torres, Marcos Llorente, Yéremi Pino, Pablo Sarabia, Ansu Fati y el propio Hugo. Las molestias de Gavi (fuerte traumatismo) puede abrir la puerta del once de Soler o Marcos Llorente en la posición de interior.