La selección española ha caído en los octavos de final del Mundial ante Marruecos en un partido que la Roja ha controlado pero en el que apenas ha logrado inquietar la portería que defendía el sevillista Yassine Bounou.

Tras la eliminación, Luis Enrique ha alabado el partido del “8” marroquí, Azzedine Ounahi: “Me ha sorprendido gratamente el número 8, no me acuerdo cuál es el nombre, lo siento, madre mía, de donde sale ese muchacho, juega muy bien, me ha sorprendido…no ha parado de correr, tiene que estar destrozado”

Estas declaraciones no han sentado de la mejor forma a parte de los aficionados español, que interpretan que el seleccionador no conocía a la selección rival.