Nueve horas después de la primera rueda de prensa de Luis de la Fuente como seleccionador español, llegó la esperada aparición de Luis Enrique. El asturiano, que aún no había valorado públicamente su salida de la Roja, recurrió al twitch, pero no lo hizo en su propio canal, sino en un altavoz con mucho eco, el del famoso streamer Ibai LlanosCon él repasó la agonía del Mundial, el final de su proyecto y el futuro que se avecina. "Me veo con ganas con ganas y fuerzas para coger un club", proclamó.

Luis Enrique dio la cara seis días después de la traumática eliminación ante Marruecos. Bajo el título 'Charlando tranquilamente', Llanos abrió las puertas de su casa al exseleccionador, con el que mantuvo una amena conversación en su programa. "Han sido días intensos, los he vivido con el optimismo de estar preparado para lo que venga. Acabó la etapa en la selección y se abren infinidades de posibilidades", apuntó Luis Enrique, que estuvo acompañado de su hijo Pacho.

Ilusión en los jóvenes

El técnico, siempre firme con sus ideas, defendió nuevamente su filosofía y sus procedimientos al margen de cualquier crítica. "Lo malo de estas competiciones es que en 90 o 120 minutos se puede ir todo al garete. No hicimos un gran partido contra Marruecos, pero saco una lectura positiva del Mundial y de los cuatro años en la selección", indicó el exazulgrana, satisfecho por la respuesta de la afición. “Hemos conseguido generar ilusión y ganas de volver a ver a la selección. Dar la confianza a muchos jóvenes ha recuperado la ilusión de los niños, lo he percibido al streamear. Podríamos haberlo hecho mucho mejor, pero intenté llevar a los mejores jugadores, los que plasmaban mi idea. Cuando uno da el 100% puede estar tranquilo".

El exseleccionador valoró también las duras críticas recibidas por sus convocatorias. "A Southgate en Inglaterra le pasa lo mismo, a De la Fuente le ocurrirá también. Siempre saldrá alguien que diga que falta algún jugador. Yo no hago caso a las recomendaciones. Nadie de la prensa le ha dedicado ni un 10% de lo que hemos dedicado en mi equipo a analizar jugadores. Yo no tengo ningún problema en hablar con alguien que me insulte. Llevo siendo famoso desde los 19 años", soltó Luis Enrique, que tuvo palabras elogiosas para su sustituto. "Todavía me pagan este mes. Le mando un gran abrazo a Luis, es muy majo, muy preparado. Se merece todo lo bueno que le pase. Es un fenómeno". 

Sin indemnización

El asturiano repasó cómo se desarrollaron los acontecimientos que acabaron propiciando su salida. "Había firmado un contrato para cuatro años. Después del Europeo me dijeron de renovar. Les dije que no, que esperaba al Mundial. Tiene más sentido esto. No ha habido indemnización, se acaba el contrato y ya está. Pensaba que tendría que tomar una decisión, pero no ha sido así", explicó Luis Enrique.

De sus palabras se desprende que pretendía continuar, pero no hubo opciones. Luis Rubiales optó por el relevo y ahí queda el resquemor del asturiano. "Se cierra una puerta, se abre la ventana. Han sido cuatro años maravillosos. La vida depara muchas cosas. Es la primera vez que no renuevan mi contrato en 10 años de carrera", agregó el exseleccionador, que ya está preparado para una nueva aventura. "Representar a tu país es un sueño, pero acabó esta etapa. Si no viene algo muy interesante esperaré al inicio de la próxima temporada".

Defensa en las redes

El exseleccionador destacó su apuesta por el Twitch y se defendió de los ataques de parte de la prensa. "No tenía expectativas con este canal, era solo un experimento para contar la historia de la selección desde otro punto de vista. No pretendía suprimir los medios de comunicación, no había ningún objetivo negativo. Quería dar una sensación de proximidad con la selección. El mundo evoluciona", afirmó el asturiano, que agradeció el apoyo recibido por sus seguidores. "Nunca me habían defendido tanto en redes sociales. En teoría era el tío más antipático, pero ahora cualquiera que se meta con Luis Padrique sabe que tiene ahí en contra a una legión de seguidores".

Más serio se mostró al valorar los roces con algunos periodistas. "Yo soy como soy, si me preguntas una estupidez en una rueda de prensa te contesto con otra estupidez. Si me preguntas con una falta de respeto te respondo igual. Esto es un partido de tenis", indico Luis Enrique. "La gente que no vaya a la selección porque le caiga mal me importa cero. Lo veo muy triste", añadió. Su recambio, seguramente, vivirá más tranquilo. De la Fuente no tiene redes sociales ni las utiliza, según confesó este lunes. Nuevos tiempos para la selección. O viejos.