Pablo Carreño Busta, décimo primer jugador mundial, mantiene viva la llama del tenis español en los Juegos Olímpicos de Tokio. El de Gijón ha ganado en dos sets al cabeza de serie número 2 del torneo, Daniil Medvedev. Carreño, que se entrena en la Academia de Juan Carlos Ferrero y Antonio Martínez Cascales a las órdenes de Samuel López, se ha impuesto al ruso en una hora y 41 minutos (6-2 y 7-6 (5)) gracias a la solidez de su juego desde cualquier punto de la pista y a un 100 % de efectividad con sus primeros servicios.

Después de deshacerse del segundo favorito al oro, tras Novak Djokovic, que ha tumbado sin problemas al ídolo local, Kei Nishikori, Carreño Busta se ha metido de lleno en la lucha por las medallas. El penúltimo obstáculo en las semifinales será otro ruso, Karen Khachanov, que venció en tres sets al 'verdugo' del valenciano Pablo Andújar, Ugo Humbert (7-6(4), 4-6 y 6-3). 

Pablo Carreño, eufórico tras ganar a Medvedev COE

La posibilidad de medalla se abre con el pase a las semifinales. Si se impone este viernes a Khachanov, Carreño Busta se jugará el oro con Djokovic o el ganador del duelo de cuartos Alexander Zverev-Jeremy Chardy. Si no lograse el triunfo contra el ruso, vigesimoquinto clasificado en el ranking ATP, el tenista gijonés pelearía por el bronce ante el perdedor de la otra semifinal. 

Pablo Carreño Busta, quien conquistó antes de llegar a Tokio el ATP 500 de Hamburgo, está dejando alto el pabellón de una 'Armada', que sufrió el miércoles las derrotas de Garbiñe Muguruza y la retirada por un golpe de calor de Paula Badosa

Sin Rafa Nadal ni el castellonense Roberto Bautista, Carreño, de 30 años, ha logrado que el tenis masculino español esté todavía en disposición de igualar el número de medallas de Rio 2016. Entonces, el dobles compuesto por Nadal y Marc López se colgó el oro tras imponerse en la final al dobles rumano Mergea-Tecau.