España concluyó los Juegos Paralímpicos de Tokio con 36 medallas, cinco más que las logradas en Río de Janeiro, logrando además 131 diplomas, lo que representa un total de 167 puestos de finalista.

La piscina volvió a ser el mayor caladero de medallas para los deportistas españoles con 14 preseas. La más destacada fue la burgalesa Marta Fernández, que, en su debut en unos Juegos, se marchó con tres medallas, una de cada color.

Aparte del de Marta, el otro oro en el Centro Acuático fue para la canaria Michelle Alonso, abanderada en la ceremonia de apertura, que refrendó el dominio que ostenta desde 2012 en los 100 metros braza, clase SB14 de discapacidad intelectual, además ganando con récord del mundo.

Dos veces se subieron al podio en Tokio los nadadores catalanes Toni Ponce, Nuria Marqués y Sarai Gascón, todos entrenados por Jaume Marcé, mientras que el estrado de las medallas lo pisaron una vez Íñigo Llopis, plata en 100 espalda; Óscar Salguero, plata en 100 braza, y Miguel Luque, plata en 50 braza.

Además, Teresa Perales, que llegó a la cita nipona mermada por una luxación en un hombro que sufrió en el Europeo de Madeira en mayo, se colgó la vigésimo séptima medalla paralímpica de su carrera deportiva al conquistar la plata en los 50 espalda.

Atletismo

Una de las revelaciones en el Estadio Olímpico de Tokio fue Adiaratou Iglesias, que se convirtió en la atleta con discapacidad visual leve más rápida del mundo al ganar los 100 metros y la plata en 400.

Kim López retuvo su título de campeón paralímpico en lanzamiento de peso y Gerard Descarrega en los 400 metros, esta vez con Guillermo Rojo como guía. La otra medalla de oro fue para el debutante Yassine Ouhdadi en los 5.000 metros.

Los otros atletas españoles que obtuvieron medallas en Tokio fueron los saltadores de longitud Sara Martínez e Iván Cano (plata), la lanzadora de peso Miriam Martínez (plata) y el lanzador de jabalina Héctor Cabrera (bronce).

Ciclismo en pista y ruta

El ciclismo mejoró su actuación de Río 2016 con una cosecha de seis medallas hasta situarse undécimo en la clasificación por países de este deporte, tanto en pista como en carretera.

En el Velódromo de Fuji, Alfonso Cabello pedaleó hasta el oro en el kilómetro, con récord del mundo incluido (1:01.557), y además contribuyó al bronce en la velocidad por equipos junto con Ricardo Ten (que cuenta en su palmarés con otros seis metales paralímpicos cuando era nadador) y Pablo Jaramillo.

En las pruebas en carretera, celebradas en el Circuito Internacional de Fuji y sus inmediaciones, destacó el debutante Sergio Garrote con dos medallas (oro en contrarreloj y bronce en ruta). También se hicieron con medallas el tándem formado por Christian Venge y Noel Martín (bronce en contrarreloj) y el 'handbiker' Luis Miguel García-Marquina (bronce en contrarreloj).

Triatlón, judo y tenis de mesa

El triatlón, aparte de mejorar la participación con siete deportistas, contribuyó con cuatro medallas al equipo español en Tokio con el oro de Susana Rodríguez y su guía Sara Loehr, la plata de Héctor Catalá y su guía Gustavo Rodríguez y los bronces de Alejandro Sánchez Palomero y Eva Moral.

El judo volvió a situar a algún representante en el podio tras volverse de vacío de Río 2016, merced a la plata de Sergio Ibáñez.

El tenis de mesa también aportó el bronce por equipos de Álvaro Valera y Jordi Morales mientras que en la última jornada llegó el bronce del tirador gallego Juan Antonio Saavedra.

Otros deportes

España aportó representantes en otros nueve deportes quedándose a las puertas de las medallas.

La selección masculina de baloncesto en silla de ruedas terminó cuarta tras perder el partido por la medalla de bronce contra Gran Bretaña, mientras que el equipo femenino, en su primera participación por méritos propios en unos Juegos, logró un diploma al finalizar octavo en su regreso a unos Juegos después de Barcelona'92, cuando compitió en calidad de anfitrión.

En remo, Javier Reja quedó cuarto en la embarcación individual masculina de la clase PR1 y el equipo mixto PR3Mix4+, formado por la timonel Estíbaliz Armendáriz y los remeros Josefa Benítez, Enrique Floriano, Jorge Pineda y Verónica Rodríguez, acabó undécimo.

En halterofilia, Loida Zabala sumó su cuarto diploma paralímpico al ser sexta en -50 kilos y Montse Alcoba acabó séptima en -79 kilos.

La selección de fútbol-5 para ciegos repitió el sexto puesto de Río 2016 y en tenis en silla de ruedas España estuvo más cerca que nunca de las medallas en el cuadro masculino porque Dani Caverzaschi llegó a cuartos de final y logró un diploma histórico.

También fueron históricos los primeros diplomas paralímpicos en piragüismo con el sexto puesto de Higinio Rivero en 200 metros en canoa VL2 y el séptimo de Juan Antonio Valle en 200 metros en kayak KL3.

Sin medalla y sin diploma se quedaron Alex Vidal en taekwondo, que cayó en la repesca para entrar en cuartos de final, y Carmen Rubio en tiro con arco, que fue eliminada en dieciseisavos de final en arco compuesto.

El medallero

Como ya ocurriera en Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016, China arrasó en el medallero, con un total de 207 metales (96 oros, 60 platas y 51 bronces), seguida de Gran Bretaña con 124 preseas (41, 38 y 45) y Estados Unidos con 104 metales (37, 36 y 31).

Con 36 medallas España mejora su actuación de Río 2016, donde consiguió 31. El puesto definitivo en el medallero ha sido el decimoquinto aunque el equipo español se ha situado en decimotercer lugar en número de medallas totales.

De los 36 metales españoles, 15 llegaron en pruebas femeninas y los 21 restantes fueron logrados por hombres, lo que significa que las mujeres se hicieron con el 41 por ciento de las medallas del equipo español, pese a ser el 33% de los componentes de la delegación.

En cuanto al relevo generacional, hay que destacar que de los 29 deportistas que han conseguido medallas, 11 son debutantes en unos Juegos Paralímpicos, por 18 que ya han participado en más de una ocasión.