El embajador de la República de Corea en España, Bahk Sahnghoon, ha felicitado por su buen resultado y ha hecho entrega de algunos regalos representativos de la Ola cultural coreana junto con un cinturón de Taekwondo a Adriana Cerezo. La joven ganadora de la medalla de plata en los recientes Juegos Olímpicos de Tokio con tan solo 17 años, es ahora también famosa en las redes sociales en Corea. Para el Embajador, gracias a logros como el de Adriana Cerezo, de Alcalá de Henares, se da a conocer aún más este arte marcial, así como el país de origen, Corea del Sur.

En el cinturón figura en coreano el lema "Entrena duro, sueña en grande (훈련은 열심히, 꿈은 크게!)" en su traducción correcta al coreano. Cerezo compitió en Tokio con el mismo lema (기차 하드, 꿈 큰) traducido de forma errónea, (en la frase "Train hard, dream big" 'train' se tradujo por tren, su otra acepción en inglés), pero curiosamente esta confusión la hizo muy popular entre los coreanos por su gesto bienintencionado hacia el idioma, y su éxito se celebró con gran entusiasmo.

El cinturón de Adriana Cerezo WS

El Embajador Bahk consideró aprovechar este simpático episodio para un acercamiento entre las aficiones taekwondistas de ambos países y encargó un cinturón con la leyenda correctamente traducida al idioma coreano. Finalmente, el Embajador Bahk se ha acercado al centro de entrenamiento de Cerezo este martes y le ha hecho entrega personal del mismo. También le ha regalado un CD de BTS, y otro de Blackpink los grupos de referencia mundial de la música coreana K-pop, y unos cosméticos de moda K-beauty.

El Embajador ha felicitado a la joven deportista y le ha animado a seguir creciendo en este deporte, manifestando: "Hitos como el alcanzado por Adriana Cerezo ayudan a que Corea del Sur sea más conocida, así como su cultura, en la que el Taekwondo es parte esencial".

Corea del Sur es la cuna del Taekwondo, su origen puede rastrearse hace 2000 años en los juegos ceremoniales que se realizaban en la época de los antiguos reinos de la península coreana.

El Taekwondo fue aceptado como deporte olímpico en una demostración durante los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988, llegando a deporte plenamente competitivo en los Juegos Olímpicos de Sidney en el año 2000. Actualmente, es una de las artes marciales más conocidas del mundo, el Taekwondo se practica en más de 200 países y ha federado a nueve millones de personas, según el Kukkiwon, organismo que regula el Taekwondo a nivel mundial, junto con la Federación Mundial de este deporte.