En los manuales clásicos de periodismo se pregona que la madre de todas las leyes es decir la verdad y afear el mal. Así que allá va: el Valencia CF ha hecho una gestión brillante con el nuevo main sponsor pero para que sea creíble y la plataforma socios.com no se arrepienta es necesario que a la mayor brevedad se retire el veto a los comentarios de los aficionados en redes sociales.

MARKETING

Aunque bajo el paraguas del fan engagement (compromiso del hincha) hay muchas y distintas variables, hay que reconocer que la brecha social condiciona y prácticamente condena al fracaso cualquier apuesta estratégica, máxime si está basada en la necesidad de contar con el favor y viralidad del público. Es un consejo para Meriton, por el bien de los valencianistas, que atienda a los que llevan recomendándole desde el 1 de mayo, la fecha de autos, que libere las redes. Primero porque la afición no se merece esa mordaza. Segundo porque ya que fue él quien abrió el melón de la entrada al fútbol de profesionales de otros sectores, en los manuales modernos sobre negocios digitales es paradigmático el Caso Dell, un ejemplo de crisis online por desoir a los clientes que Anil debería conocer ya y aplicar. Y, tercero porque esa sinrazón afea una gestión que rápida y notable. En estos tiempos de crisis en todas las áreas es una gran salida aliarse con la tecnológica, de las pocas que ha salido de la pandemia fuerte. Tiene un punto innovador y además es un guiño para los jóvenes, los más distanciados, siempre y cuando quede claro que esto no va de mercadeo puro y duro. Y económicamente, pese a que el token con el símbolo del dólar no sea lo más ortodoxo, garantizarse 2,5 millones fijos más variables no es tan poco como parece si se tiene en cuenta la situación y que son mayoría los que salen al mercado con la camiseta limpia como una patena.