Sin traspasos todavía a la vista, es de cajón que el mercado del Valencia tendrá que ser en esencia el del bajo coste y los cedidos. De momento es a lo que apuntan los primeros movimientos de Corona y Bordalás. Al margen de alternativas más ambiciosas, la realidad de estas primeras semanas son también las consultas por jugadores con la carta de libertad, las propuestas de cesión o los contactos por un nueve como Marcos André. El ariete brasieño del Valladolid, recién descendido, ha dejado un buen regusto tras su estreno en Primera y podría ser una de las dos piezas que apuntalen un ataque en el que Bordalás también cuenta con Maxi Gómez. Si por Guedes y Diakhaby no se acaba de concretar nada, está claro que va a ser muy difícil que el mercado arranque.  

A por un delantero va también el Levante, en marcha para fichar a Soldado. El valenciano, que viene de marcar 14 goles a los 36 años, ya estuvo encima de la mesa hace dos. Su edad, sin entrar en otras consideraciones de cara a la parroquia levantinista, es el principal hándicap de una operación con partidarios y detractores, aunque la clave aquí es sin duda que Paco López lo vea y le haga papel. A pesar de que Robert Moreno le ha dicho que cuenta con él, Soldado quiere volver a casa y la cláusula liberatoria en su contrato le permite hacerlo por una módica cifra. Según la encuesta activa en nuestra web, por ahora existe división de opiniones.

Un año menos tiene Pablo Andújar, que a los 35 conoció ayer que estará en Tokio. Consciente de lo lejos que le hubiese quedado la siguiente cita de París, la llamada de Bruguera es el merecidísimo premio al mejor momento de su carrera. El colofón a un año para el recuerdo con victorias inolvidables contra Federer y Thiem.