Muchas cosas han pasado desde principios de siglo. Melendi lo ‘petaba’ en la radio por decirlo de aquella manera, Million Dollar Baby ganaba un Oscar con Mar Adentro en la cartelera y los pantalones campana estaban de moda. Bueno tanto tiempo ha pasado que vuelven a estarlo. ¡Ah! Y el Valencia ganaba Ligas. Este inicio de temporada evoca al recuerdo de las ligas de principios de los 2000. Nadie se lo esperaba pero ahí están los ‘grandes’ de España dominando LaLiga tras tres jornadas. En el eterno anhelo de ver una Primera comprimida y competida por arriba es una gozada comprobar cómo Sevilla, Atlético, Valencia, Madrid y Barcelona ya comandan las plazas cabeceras. A falta del Villarreal. Ni las dudas de unos y de otros, ni el letargo de algunos como los de Mestalla han impedido que todos los ‘gallos’ hayan iniciado su camino con paso firme. Aunque lo parezca no es normal que ninguno haya titubeado. Todos, con sus cosas, han demostrado solvencia. Hay Liga.

Corazón y confianza

De lo mejor de la jornada ha sido el tesón y el arrojo que ha demostrado Osasuna. Dos goles del Cádiz complicaron la vida a los rojillos. En una demostración de corazón levantaron el partido en el 91’ y en el 95’ para sumar la primera victoria del año. Hasta el rabo todo es toro y sino que se lo digan a Rulli. Mención de honor merece el Mallorca de Luis García Plaza en su regreso a Primera. Tres partidos, sin derrotas, unas sensaciones inmejorables y aguantando a los de arriba. Buenísima carta de presentación para una Primera en la que por abajo también saltarán chispas.