Con y contra el Bourges. Una aparente contradicción que no lo es tal después de la derrota del martes del Valencia Basket ante el Schio. Las de Rubén Burgos necesitan este miércoles una victoria del equipo galo ante las italianas para no decir adiós al sueño de la Euroliga y tener la opción de ganarles el jueves en busca de un triple empate y un basket-average favorable.

Mientras hay vida hay esperanza y no es descabellado pensar en una derrota de las anfitrionas ante otro rival potente como el francés, pero independientemente de cómo acabe esta fase previa, no hay que olvidar que el calendario ha jugado una mala pasada a las taronja, con tres partidos en cuatro días y un viaje desde Tenerife hasta Italia de por medio aunque llegaran al de ayer con el subidón de haber ganado la Supercopa LF Endesa ante todo un subcampeón de la Euroliga como el Perfumerías. Imposible olvidar también la ausencia de Rebecca Allen -jugando aún la WNBA- y más tras un partido en el que si algo faltó fue acierto en el tiro exterior.