Palabra de Kempes. Tras la distinción de la Generalitat, el Matador dejó claro que sólo cambiaría el cómo pero no lo que dijo cuando Peter Lim no lo renovó como embajador. Incluso llevando el freno de mano, la entrevista con la que este miércoles abrimos el periódico está llena de titulares y cordura. Son reflexiones que en su totalidad firmaría cualquier valencianista de los que vive el día a día en el cap i casal. Otra cosa es que los problemas del Valencia CF no se arreglan con palabras. Por desgracia es ahí, en el momento de pasar a los hechos, cuando se hace el silencio. El plan de Libertad VCF, que de todas las plataformas es la que mejor se ha movilizado en la calle, tiene un punto romántico y contestatario. Pero, como ocurre con el más sofisticado de Miguel Zorío, no hay nada ni nadie en el horizonte a quien se le vislumbre el pulso ni el músculo suficiente para perfilarse sólidamente como una alternativa. Sostiene Kempes que hace falta unidad y lleva razón porque en este juego que empezó con una venta en falso hay muchos más actores sobre el tablero. Pero lo que hace falta, sobre todo, es que dinero.

Urgencias

La lesión de Roger ha vuelto a poner de manifiesto uno de los problemas más graves del Levante UD. El desacierto en los diagnósticos afecta ahora directamente a Pereira: el Pistolero, que empezó siendo duda para jugar tras el parón, estará tres semanas de baja. Por heridas como esta perdió mucha sangre Paco López, lógicamente dolido por su salida pero del todo equivocado por cierto a la hora de dejarse contaminar y ver fantasmas donde no los hay. Aunque en verano se intentó poner remedio, está claro que en vista de los resultados ha sido sin ningún éxito. En la crisis granota hay muchos responsables pero es del todo falso que exista un único culpable.