Dar por muerto a Jaume «no es un buen negocio» que diría Bordalás. Muchos se quedarán con el ‘show’ del penalti. (Ya lo utilizó para pararle uno a Messi) Yo me quedo con su fortaleza mental y su capacidad para sobreponerse a absolutamente todo. Lo tenía todo en contra en verano, pero se ha ganado la confianza de José Bordalás.

¿Cómo? Siendo un diez en los entrenamientos día a día, liderando el vestuario a la par con Gayà y Soler (este miércoles fue capitán por delante de Carlos), no alzando la voz a pesar de empezar por detrás de Mamardashvili, aprovechando sus oportunidades y ayudando a ganar partidos.

Como hizo ayer en Cartagena. Gustará más o menos en la portería, pero Jaume Domènech nunca baja los brazos, tiene un gen ultracompetitivo y, nunca hay que olvidarlo, es historia viva del Valencia en la Copa del Rey. Lo dijo un tal Marcelino García Toral. Contar con Jaume en la plantilla tiene un «valor incalculable». Cuatro años después, Bordalás piensa lo mismo.