Mil y una historias de escándalos arbitrales que benefician al Madrid contra el Valencia llevo escuchando desde que tengo uso de razón. Como si fuera el cuento de Caperucita, pero con árbitros. También he ido viviendo y constatando las que se han ido añadiendo año tras año. No comparto, ni es bonito el lloro sistemático, ni estar hablando de los árbitros en el fútbol, pero que no cuenten el relato que quieren contar, como siempre. Después de una semana de presión mediática, vídeos en teles oficiales, opiniones dirigidas, después se indignan por los lloros del valencianismo o del perjudicado en cuestión. Como el cemento armado, creo que se entiende. Las tradiciones están para cumplirse y la de la ‘ayuda’ en el Bernabéu no falla a su cita en el calendario temporada tras temporada. Ahora, eso sí, si el tuit lo pone el Atlético, no pasa nada. Otros... ya tal. La doble vara de medir y la colonia. Al menos solo es una visita al año.

PD: El equipo debe reflexionar, más allá del penalti.