Enero está siendo como un recuerdo de esos que estaban en el cajón y que no querías revivir. Como esos días de discrepancias con Marcelino y de peleas con Javi Gracia. La realidad es que en esa pelea nadie gana y el que más pierde es el Valencia. Pasó con los dos anteriores y si nada cambia sucederá de nuevo. Queda tiempo hasta final de mercado para reconducir la situación. Darle al entrenador jugadores que encajen en su filosofía. Y no va de seguir al pie de la letra solo lo que él quiere, pero como mínimo que su voz sirva para algo como pasó en verano. Los resultados están ahí. Cerca de Europa y a un paso de cuartos de Copa (a pesar de no haber jugado contra grandes rivales). No valen las excusas. 

PD: Tebas este viernes dejó claro que la idea del club el año pasado, cuando decía que iba a cumplir con el estadio, no era viable. «El Valencia no podía acabar el estadio sin el dinero del CVC»: esas fueron las palabras del presidente de LaLiga. Queda claro.