La familia Mosquera ha renunciado a mucho dinero por seguir en el Valencia CF. Cristhian ha priorizado lo deportivo lo económico. Tenía ofertas de equipos europeos que le siguen desde las categorías inferiores de la selección que triplicaban lo que va a ganar aquí. Aún así antepuso el Valencia a todo en una decisión en la que tuvo mucho que ver la figura de Bordalás. Mosquera se quiere quedar aún perdiendo dinero. Como José Luis Gayà y Carlos Soler. O en su día Jesús Vázquez. Qué mérito es que haya jugadores que se quieran quedar con la que está cayendo. Otros se quieren ir. Como Daniel Wass. No seré yo quien ponga en la diana al danés. Ejerció de quinto capitán en los incendios de la temporada pasada y demostró ser un profesional de los pies a la cabeza desde el primero hasta el penúltimo día. Lástima que se bajara del barco en el Wanda Metropolitano. Sus compañeros lo echaron mucho de menos. Ellos no se lo merecían. El valencianismo, tampoco.