KIOSKO

Superdeporte

Careto Jorge Valero

De Abalde a Claver

Víctor prioriza el Valencia BC al Eurobasket como hizo el gallego en 2019 con el Mundial

Abalde y Claver, en un partido entre el Real Madrid y el Valencia Basket

Víctor Claver es doble medallista olímpico, campeón del mundo y triple campeón de Europa con España. Ha sido un fijo se la selección en la mejor época del baloncesto español y no ha cerrado aún de forma definitiva su etapa con la absoluta, pero el próximo 30 de agosto cumple 34 años y tras un año de sufrimiento con su grave lesión de tobillo, ha considerado necesario hacer una pausa para centrarse única y exclusivamente en el Valencia Basket y en poder empezar la temporada en perfectas condiciones.

Hay un proyecto nuevo con la llegada de Álex Mumbrú, una temporada cargada de partidos por la Euroliga y un precedente reciente con Van Rossom, que le ‘invitaban’ a aparcar la selección, aunque fuera por un tiempo. Una decisión difícil de tomar para quien sigue notando la confianza plena de Sergio Scariolo pero que puede ser clave tanto para él como para el Valencia Basket, como ocurrió con la renuncia de Alberto Abalde a la selección en el verano de 2019, en el que España se proclamó por segunda vez campeona del mundo.

Entonces, y sin motivos de lesiones de relevancia, el ahora madridista, prefirió centrarse en el Valencia Basket para recuperar sensaciones y empezar a tope la siguiente temporada después de un curso con Jaume Ponsarnau en el que fue perdiendo protagonismo y en el que nunca pudo mostrar su mejor versión. Y la decisión, como le puede pasar a Claver este año, fue la más acertada posible.

El alero gallego tuvo el descanso necesario, empezó la pretemporada desde el inicio, dejó atrás cualquier tipo de molestia y acabó siendo uno de los mejores jugadores del Valencia Basket y de la Liga Endesa, hasta el punto de que el Real Madrid lo acabó fichando a final de esa temporada previo pago de su cláusula, de 1,5 millones de euros.

Curiosamente, Abalde sí ha entrado la lista de 22 jugadores de Scariolo de este año a pesar de estar lesionado, con la idea de avanzar en su recuperación junto al cuerpo médico de la selección.

El propio Scariolo fue el primero en admitir que quiso contar con Claver después de haberse perdido anteriores ventanas FIBA por lesión. Y lo hizo, además, dando públicamente una lista de ocho jugadores con los que quería contar, pero que no pudo, «por motivos físicos, familiares o de política de club».

Cierto es que Víctor ha sido padre recientemente y que el club considera buena su ausencia tras un año complicado con su tobillo, pero al final fue una decisión suya centrada en cuestiones físicas y deportivas, contando con el visto bueno de Scariolo. Un caso algo distinto al de Van Rossom, quien sí llegó a decir públicamente que se «había visto obligado a tomar la decisión más dura» de su carrera y había decidido retirarse del equipo nacional «para poder continuar mi carrera en el Valencia BC». En su caso, con 36 años y tras otro año de lesiones.

Mumbrú aprovechará la presencia de ambos desde el inicio y si no hay lesiones como la del año pasado de López-Arostegui con la selección, el proyecto arrancará con más mimbres que nunca.

Compartir el artículo

stats