KIOSKO Superdeporte

Superdeporte

Pablo Leiva

Una familia con estrella

El primer partido siempre es importante y España dio un golpe sobre la mesa

Mundial de Fútbol: España - Costa Rica Alberto Estevez

El primer partido siempre es importante y España dio un golpe sobre la mesa. Más allá de sus opciones para conquistar el título, la realidad es que el grupo de Luis Enrique llega a Catar con la sensación de que algo grande espera a La Roja. Como mínimo llegar más lejos que los anteriores torneos. Y con el 7-0, el bloque al completo demostró tener el hambre necesaria como para buscar de manera incesante un gol tras otro. Esa es la mejor demostración de que el bloque está metido y que Luis Enrique, polémica con Gayà al margen, tiene a todos enchufados. Tanto que Busquets parece más rápido que en el Barcelona, Gavi pisa más metros finales que con Xavi Hernández y Pedri... bueno Pedri sigue igual que siempre. Escándalo de partido el suyo. 

Valencianos

Con Soler y Ferran, Luis Enrique siempre ha demostrado tener confianza absoluta. Y ambos respondieron sobre el terreno de juego. El primero de ellos con un gol típico de Soler. De esos con llegada y por sorpresa. Después está Ferran. El de Foios mostró valentía pidiendo el penalti y después intensidad con un balón que muchos habrían dado por perdido para poner el segundo en la cuenta personal. Fue el toque valenciano de una jornada en la que 3 de los 7 goles tenían acento de la terreta. 

Decisiones de Lucho

Rodri de central, Asensio de falso 9 en el inicio y Azpilicueta como lateral titular fueron algunos de los primeros detalles del técnico. Todos ellos acabaron de manera notable. También la gestión de los cambios. Cuidó a Jordi Alba y Pedri, le dio cariño a Morata, que entró para hacer gol y asistencia, e hizo debutar a Balde, que entró a gran nivel. Más allá del rival, España promete. 

Compartir el artículo

stats