Opinión

La otra unidad de España

El fútbol luego nos pondrá en nuestro sitio, pero España es la que más garantías da con Alemania

Foto previa del España - Croacia

Foto previa del España - Croacia / EFE

La unidad de España siempre está en entredicho. Pero no, no voy a hablar de política, ni de independentismo ni de nada parecido. Yo me refiero a la otra unidad de España, la que aguarda en el banquillo y que tendrá su oportunidad ante Albania

Me encanta cómo juega La Roja. Lo digo así de claro y alto aunque el seleccionador no sea santo de mi devoción. El fútbol luego nos pondrá en nuestro sitio pero, objetivamente, después de ver a todas las selecciones, España es la que más garantías me da junto con Alemania. 

Porque la selección española hace bien todo lo que ejecuta. Con algo tan sencillo como poner a los futbolistas en su sitio, Luis de la Fuente ha encontrado la simplicidad y la practicidad su razón de ser sin renunciar al buen gusto. Lejos ha quedado un Luis Enrique que ponía a Rodri de central, a Busquets en su sitio pero con la mente en Miami y a un tridente ofensivo liderado por Marco Asensio de falso nueve. Era imposible que ese equipo tuviera verticalidad, ritmo y definición de cara a puerta

Ahora todo ha cambiado y las sensaciones son bien distintas. España llega con más peligro, mordiente y, sobre todo, finaliza todas las acciones de la manera que sea. Ante Italia fue un auténtico baño únicamente maquillado por un excepcional Donnarumma que sacó tantos recursos como centímetros tiene en su talla. La exhibición de Nico y Cucurella dejaron a las claras que España ya es favorita en la Euro 2024 -sobre todo viendo el resto de selecciones-. 

Únicamente le encuentro un pero a este combinado: La otra unidad. Si algo me generó dudas del partido contra Italia fue que los futbolistas que salieron desde el banquillo no aportaron demasiado. Únicamente podríamos hacer una excepción con un Ayoze que lo intentó y dejó detalles de calidad, pero no cerró varias acciones claras que a punto hicieron que España tuviera que pedir la hora. Esos detalles, en una competición de tal envergadura y ante un oficioso rival como Italia, te puede generar más de un problema. Oyarzábal, Ferran Torres o Baena pasaron desapercibidos y eso no puede volver a ocurrir.

Pero hoy van a tener todos ellos la oportunidad de demostrar que esa otra unidad de España que está capacitada para mantener e incluso mejorar -en algún caso- las prestaciones de sus compañeros. De la Red, Güiza, Llorente, Pedrito o Cesc son solo algunos de los actores secundarios durante el ciclo dorado de Don Luis Aragonés y Don Vicente del Bosque en los que se pueden inspirar los futbolistas de hoy en día. Tenían por delante gente top mundial y aun así fueron importantes tanto en Eurocopas como en la Copa del Mundo. 

Y si algo ha conseguido esta selección es que los del Madrid aplaudan los regates de Lamine Yamal y los del FC Barcelona las acciones de Dani Carvajal. Conseguida esa paz y unidad en la gente a la hora de apoyar a la selección -no siempre fue así ni dentro ni fuera del vestuario- ¿Por qué no hablar de un único equipo con jugadores para cada contexto? 

Ojalá esta noche salgamos con la tranquilidad y la certeza de que España es solo una. Una unidad infracturable, con muchas opciones pero todas hacia la misma idea y objetivo. Una España no sé si tan grande y libre como proclaman algunos pero sí indivisible y aspirante a ser campeona. 

Suscríbete para seguir leyendo