Opinión

Mortadelo y Filemón molan más que Astérix y Obélix

Los jugadores de la selección española en un entrenamiento en Alemania durante la Eurocopa

Los jugadores de la selección española en un entrenamiento en Alemania durante la Eurocopa / EFE

Cada vez que veo a Luis de la Fuente no sé si se parece más a Mortadelo o a Filemón. Pero, se parezca a uno o a otro, lo que tengo claro es que me gusta más que Deschamps, que si se tiene que parecer a alguien es a Astérix. Y yo, como buen español que soy, soy más de Mortadelo y Filemón que de Astérix y Obélix. No hay ningún tipo de duda. Porque los estilos de ambas selecciones se parecen un poco a cada una de las parejas cómicas y de dibujos que anteriormente mencionamos. 

España es una selección que, sobre el papel, podría parecer de chiste. Que no tiene grandes nombres como otras y que sabes que en algún momento del partido puede haber una liada tan grande que acabes cagándote en su ‘TIA’. Pero, como buen Mortadelo, se disfraza de tantas cosas como abanico de posibilidades tiene. Sale con estilo combinativo, después algo más especulativa si va por delante en el marcador, si tiene que remontar más vertical y sin miedo de finalizar jugada donde sea. 

La selección española supo sufrir y rehacerse de un palo como es encajar en el último suspiro de partido y, además, sobreponerse a un ambiente infernal en Stuttgart con miles de alemanes apretando para alentar a su selección al triunfo. También es justo decir que igual que Anthony Taylor tuvo que expulsar a Toni Kroos y acabó el partido; las manos de Cucurella en España hubieran sido penalti. No sé si eso habla bien o mal del colegiado británico, pero por una vez la suerte sonrió a nuestra Españita. Por una vez, el fútbol no fue 11 contra 11 donde siempre gana Alemania.

Que sí, que Astérix y Obelix está muy bien, son más conocidos y a mucha gente en España le gusta, pero nada que ver con Mortadelo y Filemón. Porque Obélix era muy fuerte como algunos de los jugadores de la selección gala, pero sin la inteligencia de Astérix que bien podría ser Didier Deschamps, poco podía hacer. Y hay que recordar que solo funcionaban bien cuando iban con la pócima de Panorámix que, ojo, no quiero decir que vayan dopados -Dios me libre- pero parece que sin el conocidísimo y máximo artillero de la Eurocopa llamado “autogol” no harían nada del otro mundo.

El partido ante Francia es más que una semifinal. Es un enfrentamiento tan histórico como la cantidad de veces que los franceses han truncado el sueño europeo del conjunto español. En Europa se han enfrentado un total de cuatro veces, con una victoria española, dos para el conjunto galo y un empate. En nuestra memoria siempre quedará el error de Arconada en esa final contra Francia en el año 1984, o el penalti fallado por Raúl en los cuartos de final de la Eurocopa del año 2000. Pero también hay que recordar que el triunfo cosechado por España vendría en los cuartos de final de la Euro 2012 con doblete de Xabi Alonso y que encarriló el camino hacia el triunfo final que acabó consiguiendo España.

Sea como fuere, España llega habiendo encajado dos goles pero con una sensación de buen fútbol, de solidez y de consistencia que no presenta una Francia que, aunque no ha recibido ningún tanto, siempre ha caminado en el alambre en este torneo.

No quiero ni pensar que alguien en España vaya con Francia y defiendan al conjunto galo. Aunque después de ver cómo había quien defendía a Kroos en el anterior partido me puedo esperar cualquier cosa si hablamos de Mbappe, Camavinga o Tchouameni.

Así que, lejos de forofismos, creo que España es más favorita que Francia y, por supuesto, nuestro Mortadelo o Filemón es mejor que cualquier Astérix y Obélix.

Suscríbete para seguir leyendo