24 de septiembre de 2014
24.09.2014
MANOLO MONTALT

La ilusión no tiene fecha en el calendario

Es curioso que un amante del churrigueresco futbolístico como tú intente encajar dentro de unas coordenadas...

25.09.2014 | 11:57

Vamos a ver zorrito, que no es así, que la ilusión no se ajusta a cánones temporales. Que no hay «horario ni fecha en el calendario» para ser optimista con arreglo a lo que uno ve. Incluso voy más allá. La ilusión puede llegar por lo que uno ve o, incluso, por lo que uno percibe. Si la percepción es acertada o errónea, ya dirá el tiempo. Pero no se le puede negar a la gente exteriorizar el buen rollo después de dos temporadas vagando en el color grisáceo. Es curioso que un ´aimarista´ confeso como tú, un amante del churrigueresco futbolístico, pretenda defender el talento dentro del fútbol como expresión máxima del deporte del balón, pero intente encajar dentro de unas coordenadas de fría lógica las ganas de la gente de ser feliz con su equipo.

Como el amor
La ilusión es como el amor. Diría más, son primas hermanas. ¿Se le puede negar a ese adolescente que tenga ilusión por esa chica de su clase por la que pierde la atención (o viceversa)? ¡No! ¡Jamás! Luego ya veremos si la chica le hace caso o no, pero no querer que se ilusione tras cruzar fugazmente sus miradas en el ´insti´ es intentar ponerle puertas al campo. Y eso es lo que han hecho afición y equipo. Han cruzado fugazmente sus miradas y la afición se ha quedado prendada de los encantos de su equipo. Mientras los papás del chico y de la chica (o sea Nuno) estén para que el tema no se desmadre (o sea, que eso no se vaya de madre en el vestuario) no hay problema. Porque la gente contenta acude a Mestalla y Mestalla lleno, lleva en volandas al equipo. No podemos pasarnos años diciendo que Mestalla es fría, injusta y lo pita todo, a ahora tenerlas de cara con una afición volcada a tope y pedirles que se recaten porque es pronto. Mientras el aficionado no confunda (y no tiene por qué) la ilusión con la exigencia desmedida, no veo problema alguno para que la gente vuelva a sentirse orgullosa de sus futbolistas.

¿Es pronto, Folgado?
Entonces, ¿es pronto, Folgado? ¿A partir de qué jornada tiene que empezar a venirse arriba la gente? ¿Hay alguna jornada estipulada para cambiar el estado de ánimo, como se cambia en la Liga el balón blanco por el amarillo (que dicen que es el balón de invierno)? ¿Pedimos un calendario de ilusión a la Liga? ¿Que nos marque a partir de qué día se puede ilusionar la afición? ¿Que marque la Liga topes de ilusión según presupuesto, como hace cuando marca topes salariales? La ilusión va implícita en el ADN del aficionado al fútbol. Es inherente a su código genético. El fútbol es un estado de ánimo, Folgado. Anímate, hombre ¡Anímate!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine