17 de agosto de 2019
17.08.2019
Superdeporte
17/08/2019

Los clubes Champions no regalan a los buenos

Hoy empieza lo bueno y lo que de verdad nos importa está por encima de Peter Lim, Mateu Alemany, Anil Murthy, Marcelino García o Rodrigo Moreno

17.08.2019 | 11:16

Por mucho que lo intentes, aunque lo leas del derecho y el revés, en estas líneas no vas a encontrarte con filias ni fobias hacia ninguno de los protagonistas de la surrealista crisis que este verano golpea al Valencia CF. Hoy empieza lo bueno y lo que de verdad nos importa está por encima de Peter Lim, Mateu Alemany, Anil Murthy, Marcelino  o Rodrigo Moreno. Es ese club del murciélago en el escudo que no hace ni medio año se convirtió en centenario, ese equipo que el pasado 25 de mayo devolvió a sus aficionados la alegría de los campeones... Qué pronto se olvidan las cosas. Triste realidad. El balón –con él, la lucha por la cuarta plaza, la Champions, los goles, el dinero, el futuro, todo---.– se pone en juego y ha tenido que ser el entrenador, a pocas horas del primer partido oficial, el que más claramente hable a la gente que vive y padece por el Valencia. Este verano nos hemos cansado de oír eufemismos, en medio de un caos parecido al que vivieron Salvo y Rufete, que no aportan nada más que la imposibilidad de contarlo todo. Alemany, en plan pacificador, admitió en público que Lim está otra vez con ganas de encabezar activamente la dirección deportiva y puso luz al esperpento vivido con Rodrigo, referencia de tu equipo que se pasó dos días perdido en la nube del Atlético e intereses que no son puramente los del Valencia. Fue ayer Marcelino, sin embargo, quien dio con el dardo en el centro de la diana. Es mucho mejor hablar que callar, a la larga se agradece sacar las miserias del interior de casa y no esconder lo barrido debajo de las alfombras. En su papel de entrenador, el mejor que desempeña, el asturiano asustó al personal con la cruda verdad. Sin Rodrigo o sin un delantero tan bueno como él, el Valencia pierde bazas para atacar en la partida por la zona Champions, precisamente, donde lleva años instalado el comprador al que el máximo accionista le ha hecho una atractiva rebaja del 50%. La operación Rodrigo evoca a aquella en la que el dueño vendió en una cena en Barcelona por sólo 30 millones a Paco Alcácer, hoy estrella de la Bundesliga. ¡Tócate las narices! Marcelino podrá caerte mejor o peor, gustarte o no la rigidez de su 4-4-2, pero a dos semanas de que cierre el mercado sus intereses son los tuyos. El Valencia CF. La Liga ya está aquí y para ganar partidos es primordial que el equipo tenga los mejores jugadores posibles. PD: Míster, por favor, siga centrado en el balón y no se calce botas para otros terrenos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook