Pablo Andújar (Cuenca, 35 años) es tenista, vive en Valencia y está en los Juegos Olímpicos de Tokio. Su familia estuvo al frente del trinquet de Sueca hace algunas generaciones. Hace unos años, cuando llegó a ser el 32 en el ránking mundial, una lesión en el codo le frenó en seco. Se recuperó a base de trabajo, y lo hizo de la mano de personas vinculadas a la pilota valenciana.

Ismael Vidal ‘Fageca’ o Toni Astorgano fueron algunos de los que le orientaron en su recuperación. Recuerda aquellos momentos con cariño: “Yo sabía que en el mundo de la pilota la lesión del codo es como en el tenis, conocí a Fageca, que había tenido una lesión similar, y eso me ayudó”.

Esta semana ha viajado a Tokio para disputar sus primeros Juegos Olímpicos. Llega en plena recuperación de una fractura de estrés en una costilla, tras superar la primera ronda en el pasado torneo de Wimbledon. “Conseguí acabar pero con mucho dolor. Intento ahora mantener la forma, aunque sin hacer gran cosa, con una máquina que se llama magnetoterapia, y con trabajo isométrico”.

- Tuvo problemas de codo hace un tiempo, y estuvo con Fageca.

- Me puse en contacto con Toni Astorgano, que ha recuperado varios codos de pilotaris, e Ismael me estuvo ayudando en la recuperación porque necesitaba a alguien que tuviera esa experiencia, y sé que en la pilota se sufre mucho de esa parte del cuerpo. Guardo una bonita relación con él.

- Estuvo en Pelayo peloteando con la vaqueta… detrás hay un pasado familiar vinculado a la pilota.

- Mi abuela era de Sueca. Su padre tenía el trinquet de Sueca, o parte de él. Yo fui a Pelayo un día con Fageca y con Toni, me explicaron cómo se jugaba., las diferentes modalidades… y recuerdo de pequeño ver alguna partida en Canal 9, escala i corda o raspall, recuerdo haber visto partidas y esa es mi pequeña experiencia. Pero sí es cierto que a nivel familiar.

- Qué le sugiere el mundo de la pilota valenciana?

- A mí me gusta la que juegan en la calle, el raspall. A mí el hecho de que, en este mundo un poco internacional en el que todos los deportes se vuelven más espectáculo que el deporte en sí, creo que el hecho de jugar en una calle de un pueblo, con todo el mundo mirando allí, es como algo muy diferente y muy especial que lo hace muy auténtico. Es la palabra: auténtico. Y eso no se encuentra en otros deportes. Cuando yo era más pequeño los niños jugaban al fútbol en la calle, ahora ya no tanto, y la pelota es volver a los orígenes.

- ¿Qué le llama la atención?

- Que jueguen dos contra tres, eso me descoloca un poco, pero no es solo el deporte en sí, sino lo que conlleva, la historia, lo especial y lo autóctono de una zona, lo diferente a todos los deportes que ahora son más show que no lo que siempre han sido. Se trata de recuperar esas raíces. Eso lo hace la pilota.

- ¿Algún día le gustaría probar?

- Sí, pero las manos te las haces polvo. Yo creo que el deporte del tenis se asemeja un poco. No creo que yo lo hiciera mal de todo. El tenis se empieza jugando con la mano de pequeño. Las maneras, creo que las tendría. Lo que quiero decir es que a lo mejor no se me daría tan mal como a una persona que no ha hecho tenis en su vida.

- Le vemos jugando.

- A mí me encantaría, pero cuando Fageca me regaló una pelota pensé: ¿Con esto se juega con la mano? Es una pelota muy dura. Luego vi cómo se hacían las manos… Hasta que me retire, no la probaré, porque en el tenis necesito mis manos. Lo de hacerse las manos, es algo muy parecido a lo que hacemos nosotros, que nos salen ampollas en dedos de la mano, del pie, y uno se tiene que preparar también la mano antes de entrar en pista. Nadal se pone unos esparadrapos antes de entrar en pista. Los pilotaris se ponen más cosas y les lleva más tiempo aún. Debe de ser la rutina de empezar una partida. Ahí empieza la concentración, cuando empiezas a prepararte las manos. En el tenis, también pasa, que empieza la concentración cuando te preparas en el vestuario.

- Esta semana viaje a Tokio, el viernes la ceremonia de inauguración y el sábado a competir. ¿Cómo llega?

- No de la mejor manera, porque al final el hecho de no poder entrenar desde hace tres semanas, provoca que no llegue de la mejor manera pero sí con toda la ilusión y con ganas de vivir esa experiencia. Trataré de ponerme al mejor nivel posible.

- La pilota valenciana estuvo en Barcelona 92 como deporte de exhibición. Siempre se valora infinitamente el hecho de que un deporte sea olímpico.

- Es internacionalizarse, el hecho de que te expongan en unos Juegos hace que se haga más conocido a nivel mundial. Si fuéramos capaces de meter a la pilota en unos Juegos sería increíble porque es un gran escaparate.

- Qué espera de estos Juegos?

- Espero disfrutar al máximo de la experiencia y hacerlo lo mejor posible. Son mis primeros Juegos y, con 35 años, quiero vivirlos muy intensamente.