La jugadora de vóley playa Liliana Fernández, que participará en el World Tour 4 Estrellas de Doha (8-12 de marzo), que permitirá por primera vez la participación femenina, expresó que no cree que tenga repercusión jugar más tapadas, pero "otra cosa es que haga mucho calor en Doha y sí que nos afecte o, incluso, nos incomode".

Las jugadoras que competirán en el torneo catarí aceptaron jugar más cubiertas, con más ropa de lo habitual, y Fernández expresó en declaraciones al Proyecto FER que "en principio, no creo que tenga repercusión. Ya hemos competido en bastantes ocasiones (sobre todo, cuando hace frío) con mallas largas y con camisetas con mangas".

Liliana Fernández y su compañera Elsa Baquerizo, que están clasificadas para los Juegos Olímpicos, no disputan un torneo oficial desde septiembre y la alicantina expresó que llegan al evento con mucha carga de entrenamiento.

"En las últimas semanas, a Tenerife han llegado muchas parejas alemanas, checas, finlandesas o francesas. Ello nos ha permitido elevar el nivel, la calidad y la exigencia de los entrenamientos. La incógnita es cómo trasladaremos toda esta carga de trabajo a los partidos tras estar sin competir tanto tiempo", explicó Fernández.

La deportista alicantina del Proyecto FER indicó que después del torneo en Doha no hay ninguna competición más confirmada, puesto que el siguiente torneo en el calendario era Itapema, Brasil, a principios de abril, pero se ha pospuesto a junio. "Por tanto, habrá que esperar al mes de mayo, momento en que está previsto el inicio de los eventos en Europa (Polonia, Rusia, República Checa, Letonia y Suiza)", finalizó.

En el torneo masculino, También en Doha estará Pablo Herrera. El castellonense guarda buenos recuerdos de este torneo, en el que logró la medalla de bronce en el año 2019. Afirma que vuelve a competir con sensaciones contradictorias: "No son del todo malas, pero tampoco las mejores. Al no haber apenas competiciones, nos está costando bastante coger el ritmo deseado, pero no tenemos más remedio que seguir trabajando y entrenando al máximo para, por ejemplo, ofrecer un buen nivel en el torneo de Doha".

Al contrario que Liliana, Herrera no tiene asegurada la plaza en Tokio pero sí muy encarrilada ya que es décimo en el ránking olímpico junto a su compañero Adrián Gavira y entran los 18 mejores: Soy optimista. En primer lugar, porque confío en nuestras posibilidades. Y después, porque se está dando la paradoja a la que tantas veces he hecho referencia. Cuantos menos torneos haya, menos opciones de que nuestros perseguidores nos adelanten. Por desgracia, porque queremos competir, no hay eventos previstos. Vamos a esperar la evolución de los acontecimientos en los próximos meses, pero, por todo lo comentado, soy optimista y creo que estaré en mis quintos Juegos (los terceros con mi compañero Adrián).