Cuatro sedes, 50 equipos y alrededor de 500 jugadores disputaron este viernes las finales de Colpbol más esperadas de los últimos años, tras el obligado parón y suspensión de la pasada edición que provocó la aparición del COVID y el confinamiento vigente a finales de la pasada temporada.

L'Associació Esportiva Colpbol reinventó su competición regular esta temporada, la Lliga Oficial de Colpbol que desde octubre se ha desarrollado en un formato diferente y este viernes en cuatro emplazamientos distintos congregó a los mejores equipos en el evento final adaptado a las disposiciones de las administraciones sanitarias y deportivas.

Las circunstancias actuales obligaron a los organizadores a reducir el número de participantes de un evento, que en su última edición antes de la pandemia reunió a 4000 deportistas en competición.

Las 23ª Finales de Colpbol, adscritas als Jocs Esportius de la Comunitat Valenciana, tuvieron lugar simultáneamente en una sede principal, el Polideportivo de Burjassot, con 24 equipos en liza y otras tres ubicaciones que acogieron el resto de la competición en Enguera, Manises y Alginet.

Gran papel de los equipos anfitriones, de Oliva y de los conjuntos de la ciudad de València en unas Finales de Colpbol 2021 que volvieron a poner de relieve el entusiasmo que despierta este deporte entre los más jóvenes y abre el camino también en el Colpbol hacia la vuelta a la máxima normalidad en los torneos y competiciones deportivas.