Todos convocados. No es para menos. A la tercera tiene que ir la vencida. El Levante UD FS está a 40 minutos de la historia. De estrenarse en una final por el título de Liga, terreno vetado para los equipos valencianos desde que en 2001 el Playas de Castellón se llevó su segunda título consecutivo ante Vijusa Valencia.

Veinte años más tarde, el Levante UDFS aspira a acompañar al Barça en una final a tres partidos en la que no tendrá el factor cancha a favor, pero que solo por clasificarse otorga un premio descomunal, el billete a la Liga de Campeones.

Pero para ello tendrá que vencer al Viña Albali Valdepeñas, que el miércoles igualó la serie en la lotería de los penaltis dias después de perder en Paterna por 6-3. Los manchegos, subcampeones hace un año, no tuvieron la suerte de ir a Europa debido a que el Barça, como campeón de la Champions, privó al finalista de acompañar a ElPozo, campeón de Liga. Este año es diferente ya que los blaugrana perdieron la final con el Sporting.

El mejor Levante UD FS de la historia, con solo dos derrotas en el Municipal de Paterna a pesar de la pandemia y de jugar muchos partidos sin público, no quiere oir ni hablar de mal de altura tras rozar otras dos finales esta temporada, la de la Copa de España y la de la Copa del Rey.

En la primera cedió con el Barça (3-6) a único partido, y en la segunda ante ElPozo Murcia en la tanda de penaltis. Y como en el primer partido de la serie de semis ante Valdepeñas, Diego Ríos y los suyos volverán a contar con el apoyo de su público, unos 900 aficionados (solo abonados granotas o aquellos que hayan comprado una entrada a lo largo de esta temporada), el 75 por ciento de aforo permitido por las autoridades a estas alturas de la pandemia.

Sexto jugador

SUPER pulsó el ánimo del portero valenciano Fede y de Esteban Cejudo, máximo goleador con 24 dianas y que esta temporada se ha estrenado en la selección española, y ambos coinciden en el papel que puede tener el público que, eso sí, tendrá que animar sin bocinas ni sirenas de megáfono ni análogos, como advierte el propio club. «Es el partido más importante de la temporada porque si no se acaba. Nos fuimos de Valdepeñas con sensación agridulce porque creo que hicimos méritos para llevarnos el partido. Por la prórroga y penaltis no pudimos, y ahora tenemos ganas de ganar en casa y cerrar la eliminatoria», explica el portero, «con mucha ilusión porque es la segunda vez que participo en una semifinal por la Liga».

«El factor cancha va a ser decisivo. Solo hemos perdido dos en casa, y es una baza más a nuestro favor. Por eso pedimos a la afición que después de un año un poco extraño que seguro que les hubiera encantado estar con nosotros, nos animen como han hecho antes en redes y de otra forma. Ahora es momento de demostrarlo en la pista. Nosotros lo vamos a luchar cada segundo. Estamos capacitados para cerrar el partido en 40 minutos, vamos a salir a ganar, no a especular, y con nuestra afición llevándonos en volandas, que tantas ganas tenían de disfrutar, y las gradas van a a estar llenas con el máximo permitido de aforo», concluyó Federico Pérez, meta formado en el Valencia FS pero con una década en ElPozo, salvo una temporada en Jumilla.

Toda una final

Por su parte, el ala barcelonés Esteban, con 3 goles en los playoffs, admite que motivación no les falta: «Venimos de hacer muy buenos partidos de playoff. Estamos muy ilusionados con poder llegar a esa final, y más aún sabiendo que hay una recompensa que es jugar la Champions».

«Nos puede ayudar, y mucho, jugar en casa este último partido, es un extra y tenemos que hacer valer esa oportunidad», añade ante lo que es toda «una final». «Si me dicen que si llegamos a penaltis ganamos, que así sea, pero cuanto antes podamos resolver la eliminatoria mejor. Sabemos de la dificultad, y lo afrontamos como una final. A la afición no hay que pedirle más que lo que ya han hecho. Si están igual que en anteriores partidos, nos van a dar ese plus que nos puede hacer llevarnos la victoria».