E l castellonense Pablo Herrera hará historia en Tokio al convertirse en el primer deportista de la Comunitat Valenciana que participará en sus quintos Juegos Olímpicos. Herrera, junto a su compañero de juego Adrián Gavira, es ya una leyenda todavía en activo del voley-playa.

Pablo Herrera, que el pasado 29 de junio cumplía 39 años, con su presencia en Tokio superará en el ránking de deportistas valencianos con más Juegos Olímpicos al regatista Iván Pastor, la yudoca Isabel Fernández, la atleta Concha Montaner y la tenista Anabel Medina, todos ellos con cuatro Juegos Olímpicos en su palmarés: «estoy muy orgulloso, hay muchos años de trabajo detrás, estoy feliz de volver a estar en unos Juegos Olímpicos. Son sólo números pero soy consciente de que pocos han alcanzado los cinco Juegos».

El jugador de Castellón debutaba en Atenas 2004 con 22 años y lo hacía por todo lo alto, conquistando una histórica medalla de plata junto a toda una leyenda del voley-playa español, Javier Bosma. En aquella final Herrera se medía  Enmanuel Rego con el que compartirá ahora el honor de ser los únicos jugadores del mundo con cinco Juegos. Desde entonces el castellonense no ha faltado a ninguna cita olímpica, completando hasta cinco ciclos: en Pekín 2008 participó con Raúl Mesa como compañero de juego y en Londres 2012 y Río 2016 con Adrián Gavira, con el que volverá a la arena olímpica este verano en el Parque Shiokaze de Tokio. Tras conquistar la plata en Atenas, en Pekín, Londres y Río, Pablo Herrera ha caído en las tres ocasiones en octavos de final: «nos gustaría mejorar esa clasificación pero lo cierto es que la barrera de los octavos de los octavos en los Juegos está muy cara». Después de veinte años en élite mundial, Pablo Herrera recuerda sus inicios: «Jugaba en el Illa Grau en juveniles y se me presentó la oportunidad de ir a jugar al Elche a Superliga. Mi padre tenía un vivero de plantas y me dijo que o daba el salto en el voley o me ponía a trabajar con él y decidí apostar por el voley». Luego llegó una llamada que le cambió el rumbo: «Me llamó Javier Bosma y me propuso pasarme al voley-playa y ser su pareja. Acepté y fue un gran acierto».

Cuándo compite

La Fase preliminar arranca el 23 de julio y si alcanza la final, Pablo estaría en competición hasta el 5 de agosto.