Los familiares y amigos que mejor conoce a Óscar Serra Buqué, surfista valenciano que perdió la vida con 22 años, a primera hora del sábado, en la costa mexicana del Pacífico, lo describen como "un valiente, un aventurero y un amante de los retos y el deporte". Aparte del surf, que lo aprendió y practicaba en Xàbia, o el skate, el fútbol y, en concreto el Valencia CF, también formaban parte de su lista de pasiones.

De hecho, el amor a los colores valencianistas a Óscar le venía de familia. Era nieto de uno de los centrocampistas más elegantes de la historia del club de Mestalla, Enrique Buqué: campeón de Copa en 1954, que jugó 159 partidos oficiales durante ocho temporadas en los 50’ y llegó a defender los colores de la selección española.

Óscar tenía la envergadura de su abuelo, medía más de 1,90 metros y guardaba un enorme parecido físico con el gran futbolista de los años 50. Buqué, que falleció en 1998, tuvo cuatro hijos nacidos en València, tres chicas y un chico. Reyes, Paloma, Enrique y Begoña. Óscar, hijo de Begoña, heredó las facciones y la planta del exfutbolista, que también fue entrenador del Valencia, al que condujo en 1970 a la final de Copa frente el Real Madrid.

Óscar Serra Buqué

Óscar Serra Buqué Instagram

Posteriormente, Buqué ejerció de secretario técnico en el Sevilla FC y cuenta la leyenda que, ante la imposibilidad económica de llevárselo con él a Nervión, insistió a su gran amigo Pasieguito, con el que compartió algún verano en Argentina a la caza de nuevos talentos, para que el Valencia CF cerrara el fichaje del número '11' de Rosario Central, un joven apellidado Kempes. Los dos compartían las referencias del 'Matador' que llegaban con la revista El Gráfico'.

Begoña, su madre, las hermanas de Óscar, Marta y Begoña, y la familia Buqué al completo está profundamente consternada por la pérdida de un joven entusiasta y tremendamente querido por todos los que tuvieron la fortuna de conocerlo.