Histórico momento el que se vivirá este sábado en Almería. El Leleman VB Valencia se estrena en la Superliga 1 de voleibol tras dos ascensos consecutivos, el último logrado el pasado mes de abril en casa tras ser finalista de los playoffs ante Intasa San Sadurniño, con el que se reencontrará de nuevo en la élite.

Los valencianos toman el relevo del Voleibol Almoradí alicantino y del UBE-L’Illa Grau castellonense, y serán esta temporada el único equipo de la Comunitat Valenciana en la máxima categoría, algo que no sucedía en la capital del Túria desde hace 35 años, en la antes llamada División de Honor. Habrá que esperar al 9 de octubre para ver el primer encuentro como local, ante el Teruel, en el pabellón de Benicalap.

Arrancará la Liga sin Pablo Díaz, artífice del ascenso, pero con un nuevo técnico, Fabián Muraco, un histórico argentino que debutará en España con el objetivo de asentar a un equipo que no ha podido reforzarse todo lo que quería para el inicio de Liga pero que confía en poder acercarse a los playoffs con una mezcla de jugadores profesionales y jóvenes entre los que destacan el cubano Armando Dangel, el argentino Iván Postemsky, y el español Javier Izquierdo. Y con un serio contratiempo, pues problemas burocráticos y de papeleo le impiden contar ya con sus dos estrellas brasileñas ya firmadas, el opuesto Vitor Amorin y el receptor William Coelho.

Fabián Muraco J. M. López

«Les han pedido un montón de papeles en el consulado y no los han podido llevar a término aún. Por suerte conseguimos un jugador cubano libre bastante bueno que estaba en la zona de Murcia, que hacía dos años que no jugaba y se incorporó hace ocho días a la plantilla, Armando Dangel Mulen, que jugó con Cuba hasta 2019 y luego en Polonia. E Iván Postemsky, que viene de San Sadurniño contra el que se jugó la final del ascenso, y otro de los refuerzos es Javier Izquierdo, líbero que viene de Soria», explica Fabián Muraco.

Sin ningún complejo

«La primera meta es mantenerse, pero no me gusta poner metas cortas sino bien largas. La idea es hacer el mejor torneo y tratar de clasificarse para el playoff. Mantenerse sería bueno, pero siempre hay que buscar un empujón más», comenta Muraco, que logró la medalla de bronce en el Mundial U19 de Italia con la selección argentina (2009), además de los ascensos a Superliga 1 masculina de su país con el River Plate (2015) y con el Libertad Burgi (2016). También formó parte del cuerpo técnico que se llevó el Oro Panamericano en 2019 y la medalla de bronce en los pasados JJOO de Tokio.

Tras un fugaz paso por el Fenerbahce en Turquía, es la segunda vez que sale de Argentina para entrenar a un equipo con el que se ha identificado desde el principio y con el que está desde el 30 de agosto. «Fue una sorpresa que me llamaran porque no conocía a nadie de acá, se nota que alguien me ha recomendado, y para mí es una alegría y voy a tratar de hacerlo lo mejor que pueda para poner este equipo en el mejor lugar posible de la Superliga».

Jugadores del Léleman VB Valencia, en el último amistoso de pretemporada J. M. López

A pesar de ser un recién llegado, asegura «conocer mucho de la Superliga, porque con la selección argentina evaluamos a jugadores de todo el mundo, y muchos juegan en España». Tras ocho amistosos de pretemporada que «han venido bien», los últimos esta semana ante Teruel y UBE-L’Illa Grau, «no llegamos de la mejor manera porque nos faltan los dos brasileños, pero tampoco llegamos mal», añade antes de viajar este viernes hacia Almería con la única baja de Raúl Ródenas, con fractura en el cuarto metacarpiano tras golpearse la mano en uno de los amistosos.

El club presidido por Hipólito García Contreras, que ascendió en dos años a Superliga 2 y Superliga 1 desde Primera división, afronta la temporada más ilusionante de su historia, sin descuidar su filial en Primera y otro equipo femenino en Superliga 2.