"Una espinita" y "una responsabilidad eterna" lleva sobre los hombros el ahora "ciudadano medio español" Jesús Ángel García Bragado, ocho veces olímpico y que este lunes recibió un homenaje en la sede del Comité Olímpico Español (COE).

La espina, explicó, es "la de no haber podido subir a un podio olímpico" en su dilatada carrera deportiva, a la que se suma la pena de "no haberlo hecho un poquito mejor en Tokio" por las dificultades de preparación que supuso la pandemia.

García Bragado (Madrid, 1969) puso fin a su carrera en los pasados Juegos Olímpicos, a los 51 años, con un trigésimo quinto puesto en los 50 km marcha.

Con su presencia en esa prueba, el ahora entrenador y podólogo de profesión batió el récord mundial de participaciones olímpicas en atletismo, con ocho, todas las celebradas desde Barcelona'92.

"En realidad he sido un privilegiado", afirmó el atleta, quien se declaró "eternamente responsabilizado" para devolver al deporte todo lo que este le ha dado.

'Chuso' concretó "el proyecto" que tiene en la cabeza -"y soy muy cabezón"- para que su experiencia beneficie al deporte del futuro: "Buscar talentos entre los chavales jóvenes, seguramente en entornos que no son los habituales, para ofrecerles una oportunidad que a lo mejor la vida no les ha dado".

"Acabar sacando de unos chavales unos campeones olímpicos" es su sueño, aseguró.

Trece días antes de cumplir los 52 años, el marchador madrileño recibió este homenaje organizado por su marca patrocinadora, Joma, al que se unieron la Real Federación Española de Atletismo (RFEA) y el COE.

Jesús Ángel García Bragado EFE

"Esto es una encerrona", afirmó el atleta al verse sorprendido en un tributo conducido por la campeona olímpica Ruth Beitia.

Durante el mismo se presentó un vídeo en el que familiares, amigos, compañeros, médicos y admiradores repasaron su trayectoria, desde que empezó a correr en el colegio Tajamar de Madrid hasta que fue ocho veces manteado por sus compañeros en los Juegos de Tokio.

"Tozudo", "buena gente", "comprometido", "perfeccionista", "extremadamente inteligente", "perseverante", "irrepetible" o "estrictamente ético" fueron algunos de los adjetivos que le dedicaron en ese vídeo sus personas más cercanas.

Campeón del mundo en Stuttgart'93 y subcampeón en Atenas'97, Edmonton 2001 y Berlín 2009, García Bragado deja en su currículum 57 internacionalidades y 33 medallas. Durante su carrera disputó 82 pruebas de 50 km marcha y finalizó 67 de ellas.

Montse Pastor, su entrenadora y pareja, le acompañó durante todo el acto de homenaje.

"Chuso es uno de esos deportistas en los que te quieres convertir", dijo Ruth Beitia.

Raúl Chapado, presidente de la RFEA, lamentó que el historial de García Bragado no incluya alguna medalla olímpica que sí tienen, en cambio, "los que decidieron hacer trampas".

"Qué lástima que no se pueda demostrar lo que todos sabemos", añadió.

El presidente del COE, Alejandro Blanco, habló de García Bragado como de "una leyenda" del deporte español, al que habrá que "seguir escuchando", y le situó como "referente social" de varias generaciones.