El equipo suizo Alinghi Red Bull Racing ha puesto este lunes en el agua en el Moll de Llevant de Barcelona el AC75 que han llamado 'Boat Zero' y que es el 'Te Aihe' (El Delfín) en marzo pasado adquirió al Emirates Team New Zealand.

Alceo Bertarelli, hijo del magnate suizo Erneste Bertarelli, propietario del equipo, fue quien rompió la tradicional botella en uno de los 'foils', alerones marcando el inicio de la campaña suiza, doce años después de su última aparición, por ganar la Copa del América, tras haberlo logrado en 2003 y también en València en 2007, antes de perder ante BMW Oracle en 2010.

Junto al barco ha estado el equipo que ha trabajado durante meses para dejarlo listo. "Hoy no es solo la celebración de la botadura, sino también el logro de todo un equipo que se une", ha señalado el director del equipo de tierra Tim Hacket, rindiendo homenaje al gran esfuerzo realizado por cada uno de los miembros del equipo y que todo lo aprendido será útil para el 'Boat One', que diseñará el español Marcelino Botín.

"Sabemos que tenemos un largo camino por delante para alcanzar el mismo nivel que los otros equipos después de que ellos participasen en la pasada edición", ha añadido el codirector general. a cargo de las operaciones técnicas, Silvio Arrivabene.

El 'Boat Zero' es una plataforma sólida que permitirá a los navegantes obtener una experiencia en monocascos AC75 con 'foils'. Tener este barco es definitivamente una gran oportunidad para el equipo, tanto en el diseño como en la navegación.

Además los jóvenes regatistas suizos tienen la oportunidad de confiar en dos campeones de experiencias de la Copa del América: el ganador del 2000, el neozelandés Dean Barker y el finalista del 2021, el italiano Pietro Sibello.

"No nos habíamos conocido antes, excepto cuando cruzamos el golfo de Hauraki el año pasado, pero tenemos personalidades similares y tenemos mucho en común", ha dicho Sibello.

El suizo Nils Frei, doble ganador de la Copa del América (2003 y 2007) y entrenador en jefe del 'Alinghi Red Bull Racing', ha señalado que hay una similitud entre esta campaña y las otras que vivió: "El tiempo es clave. ¡Y nunca tenemos suficiente!. Poder navegar este año ya en el AC75 es precioso para nosotros y vamos a aprender tanto como sea posible".

La cuenta regresiva para la primera navegación ya está en marcha. El equipo pasará por varias comprobaciones, pruebas y programaciones del sistema antes de programar el primer entrenamiento frente a Barcelona. Posiblemente el próximo jueves o viernes, adelantándose a la fecha prevista algunos días.