Mireia Martínez López y Patricia Pérez Fos compartieron este viernes sus tres medallas de bronce en el Mundial de Sofía y sobre todo su clasificación olímpica para París 2024 con la Fundación Trinidad Alfonso. Son las dos primeras deportistas con billete olímpico, conseguido dos años antes de la gran cita, y sobre todo un año antes de lo previsto, pues el objetivo se esperaba lograr en el próximo Mundial que acogerá València. Juan Miguel Gómez, director de la Fundación Trinidad Alfonso, recibió en la céntrica sede a Mireia Martínez López (17 años, La Pobla de Vallbona), acompañada de sus padres Amparo e Ismael, y a Patricia Pérez Fos (18 años, Sueca), arropada por Antonio y Juana.

Las dos deportistas recibieron la felicitación de la Fundación que preside Juan Roig. "Estamos contentos de dar la bienvenida a las dos gimnastas, es un motivo de completa satisfacción y sirve para poner en valor extraordinario trabajo realizado. Es importante compartir estos momentos. Esperábamos que quedaran entre las 5 y 6 primeras en Bulgaria, y nos quedamos cortos, pues se metieron en el podio y son los primeros en asegurarse ir a París", comentó Juan Miguel Gómez.

Juan Miguel Gómez, con las dos gimnastas, en la sede de la Fundación Trinidad Alfonso JM Lopez

"Una alegría que está enlazada con ese proyecto para 2023 que la Fundación apoya desde que Jesús Carballo, presidente de la Real Federación Española de Gimnasia (RFEG) propuso la posibilidad de acoger un Mundial en València, y pensamos que a lo mejor ocurría lo de Stuttgart, pero ya no hay que pelear el billete olímpico. Aunque nadie les va a quitar la presión de hacer un buen resultado en su tierra. Se ha abierto el melón para París 2024", añadió Juan Miguel, que tras los 30 olímpicos y paralímpicos de Río y los 35 a Tokio, aseguró que "queremos seguir creciendo, pero el camino es muy largo. Nuestro objetivo es que vayan más deportistas valencianos a París. Lo extraño es que en septiembre de 2022 tengamos ya a ellas dos".

Patricia Pérez comentó que ni en sueños pensaban que se lograra tan pronto: "Los objetivos era completamente diferentes, clasificarse para las finales y estar entre los cinco mejores. El billete a los Juegos para nosotros es un regalo, un buen regalo. Ahora acudiremos al Mundial de València dentro de un año a disfrutarlo de verdad".

Mireia Martínez añadió que "tras empezar el año con alguna dificultad y lesiones al final lo hemos conseguido sacar, pero hemos trabajado muy duro para ello". "La rítmica es un deporte muy sacrificado, sobre todo por las horas que hay detrás, y por lo que te juegas en dos minutos y medio, en los que existe el factor suerte. Hemos llorado estos meses, nos hemos reído, pero las horas que hay detrás nos han hecho más fuertes, ha valido la pena", añadió, revelando que han llegado a repetir el mismo ejercicio hasta quince y dieciocho veces en un día de entrenamiento, si las rutinas no salían a la primera. "Hay que seguir repitiendo para conseguir salir de ese bucle y superarlo que es lo que nos hace estar más fuertes en competición", agregó Mireia.

"Hay muy poca visibilidad de nuestro deporte y se conoce poco", recuerda Patricia Pérez, "llevamos muchas horas detrás, y somos las primeras españolas en lograr la plaza olímpica".

Mireia Martínez confesó que durante estos años han tenido "muy presente el Mundial de València". "Era nuestra verdadera oportunidad de clasificación olímpica, y estos últimos meses lo hemos nombrado mucho, pero ahora con la plaza 'por sorpresa' y por todo el trabajo que hemos hecho ahora el Mundial lo vemos diferente. Es un Mundial para disfrutar, en casa y ante nuestras familias". "Al ser en casa ha tenido más importancia y nos lo han comentado bastante", apuntó Patricia.

Tras los pasos de Alejandra Quereda y Elena López

Ambas destacaron el papel de su seleccionadora, la también valenciana Alejandra Quereda, que se colgó la plata en los Juegos de Río 2016, y de todo el equipo que llevan detrás. "Alejandra en ningún momento ha dado por perdido nada ha confiado y ha luchado para que todo el trabajo se viera reflejado en las competiciones desde Pamplona hasta el Mundial. Gracias a ella y a todo el equipo técnico hemos conseguido la plaza olímpica", dijo Patricia, y le apuntó Mireia: "Desde la profesora de ballet, fisioterapeutas, psicólogos..., son un apoyo fundamental, hay un gran equipo detrás de las seis que formamos el conjunto y que no se ve".

Las dos brindaron ante la Fundación Trinidad Alfonso con sus tres medallas de bronce en el Mundial de Sofía, en Bulgaria: en la clasificación general o all around (por detrás de Bulgaria e Israel), otra medalla de bronce en la final del ejercicio de cinco aros, y una más en la clasificación por países. Ana Arnau, Inés Bergua, Salma Solaún y Valeria Márquez completan un conjunto que va camino de repetir el éxito de Río 2016, con Alejandra Quereda y Elena López, en su día también deportistas del Proyecto FER, y de las que Mireia Martínez y Patricia Pérez han tomado el testigo para París 2024.