El presidente de la Federación Noruega de Ajedrez, Joachim Birger Nilsen, anunció este viernes su dimisión tras admitir que hizo trampas en el pasado en un torneo. Nilsen había confesado este jueves a la televisión pública noruega NRK que, en tres partidas de un torneo de la Pro Chess League en la temporada 2016/17, recibió ayuda de otra persona que se encontraba oculta en la sala.

Sus declaraciones provocaron el mismo día que la Federación Noruega emitiese un comunicado en el que condenaba los hechos, a la vez que elogiaba la honestidad de su presidente. "Hemos recibido la decisión de Joachim Nilsen de dejar su puesto como presidente. La comprendemos y apreciamos que asuma la responsabilidad por sus actos, eligiendo lo mejor para la familia del ajedrez", consta en otro comunicado difundido hoy.

Niemann, escaneado al entrar a un torneo

El mundo del ajedrez se ha visto sacudido en las últimas semanas por la polémica suscitada por las acusaciones del campeón del mundo, el noruego Magnus Carlsen, tras perder, en partida presencial, contra el norteamericano Hans Niemann el mes pasado en la Sinquefield Cup de San Luis (EE.UU).

Aquella derrota, y las sospechas acerca de su rival sobre el tablero, indujeron a Carlsen a retirarse de dicho torneo después de tres rondas y poco días después a abandonar, en solo dos movimientos, su partida contra el mismo adversario en el torneo Julius Baer por internet.

Niemann, de 19 años, confesó, después del primer incidente, que había hecho trampas en partidas "on line" cuando tenía 12 y 16 años, pero negó que las haya hecho jamás sobre el tablero presencial. La plataforma Chess.com, la más seguida en ajedrez por internet, reveló hace dos días que Niemann hizo "probablemente trampas" más de cien veces y más recientemente de lo que había admitido éste. Supuestamente lo hizo, según esta misma plataforma, mediante dispositivos electrónicos alojados en su cuerpo.

Pues sin ir más lejos, esta misma semana Hans Niemann ya ha tenido que pasar por un escáner corporal de cuerpo entero por la seguridad del Saint Louis Chess Club, antes de disputar el campeonato de Estados Unidos.