23 de julio de 2018
23.07.2018
23/07/2018

Abróchense los cinturones con lo que se viene

Se ha hecho de rogar lo suyo, pero la primera cara nueva del Levante UD ya está en València

23.07.2018 | 13:00
Abróchense los cinturones con lo que se viene

Se ha hecho de rogar lo suyo, pero la primera cara nueva del Levante UD ya está en València. Aitor Fernández es a quien quería el míster para competir con Oier, así que pocos peros tiene una operación por la que ha tocado rascarse el bolsillo más de lo esperado después de que la última propuesta haya casi duplicado el importe de la primera. Aitor lo ha hecho fenomenal con el Numancia y su precio se va a compensar con la venta de Raúl, héroe del ascenso pero con la matrícula cogida desde el pifostio de su operación en enero.


Que no se haga tarde

Como fichaje puro y duro el de Aitor es el primero, aunque salta a la vista que no el que más ilusiona entre una afición que, como el año pasado, anda de bajón con la ausencia a estas alturas de refuerzos. Y eso que haberse quedado con el crack de Coke, en el podio de los mejor pagados de la plantilla, cuenta como fichajazo. La cuestión es que hasta la irrupción desde el pasado viernes, vía #superhype, de nombres como los de Raphael Dwamena y, sobre todo,  Rodrigo Battaglia, tampoco los demás futuribles que iban asomándose a las páginas del periódico han generado demasiada expectación. Aitor, lo dicho, es el primero pero no será el último ni tampoco debería dejar de ser el menos importante de los refuerzos que les quedan a Tito y Helguera. Director deportivo y secretario técnico se encuentran en una tesitura similar a la de hace un año, con el bloque perfilado pero a falta de los jugadores que tienen que venir de fuera para que el salto de calidad sea una realidad desde el primer día en lugar de a mitad de temporada, con el agua al cuello y un entrenador ya por el aire.

Hay partido y reñido

Estamos atentos a las entradas, pero a nadie se le escapa que operaciones tan gordas como las de Dwamena y en especial Battaglia, con todos los números para ser las más caras de la historia, dependen en gran medida de Jefferson Lerma. Después de pasarle los filtros convenientes a la noticia, lo de que la oferta de traspaso del Bournemouth no llegaba a 36 millones de euros es lo único en lo que se columpió The Sun. Más allá del amistoso disputado en La Manga, entre granotas y cherries sigue habiendo partido y además reñido. La semana promete emociones fuertes, así que atentos a sus pantallas, porque los próximos van a ser días de #superhype.


Más opiniones de Rafa Marín.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook