20 de octubre de 2018
20.10.2018
20/10/2018

SuperLópez fichando por el Real Madrid

La entrevista ha tenido recorrido y a estas alturas, una semana después, en clave granota todavía se habla de la respuesta que Tito dio a la pregunta...

20.10.2018 | 19:06
SuperLópez fichando por el Real Madrid

La entrevista ha tenido recorrido y a estas alturas, una semana después, en clave granota todavía se habla de la respuesta que Tito dio a la pregunta de si Paco López será su entrenador en caso de renovar como director deportivo: «Hoy digo que sí, pero ya sabemos esto cómo funciona. Con Muñiz me pasaba lo mismo y al final los resultados te llevan por una dirección u otra. Y si Paco se mete en Europa y nos lo compra el Real Madrid, ¿qué hacemos?. Es él quien se va, no yo quien no quiere que siga». Desconozco la cláusula de rescisión del contrato del míster, que con la permanencia renueva automáticamente otra temporada, pero si de mí dependiera tengo claro que la única posibilidad de que SuperLópez no sea el entrenador del Levante UD la próxima temporada es que Florentino lo fiche.

El Zidane de Orriols

Aprovechando la visita al Santiago Bernabéu, a Paco lo hemos rebautizado oportunamente como el Zidane de Orriols y no precisamente porque los dos vayan al mismo peluquero. Ya le gustaría al Madrid volver a encontrarse en casa a un exjugador con el carisma y las dotes que tenía Zizou. Las mismas que sin tanto glamour acompañan al técnico de Silla, el Mesías que en Orriols habíamos ansiado después de años sin que futbolistas ni afición disfrutasen tanto. Aunque no le falta razón a Tito en que nunca se sabe qué puede pasar, a día de hoy hay entrenador para rato. Y además con el derecho de no vivir con la soga de los resultados al cuello, el justo premio a su fiabilidad contrastada.


Entre los méritos de Tito

Habiendo reconocido en la misma entrevista que le gustaría que Quico y el Consejo valoren también la estructura y el trabajo de la dirección deportiva, todo lo escrito hasta aquí es aplicable igualmente a un Tito que para bien o para mal no debería estar pendiente a estas alturas de qué va a pasar con él después de dos años y medio como máximo responsable. En su hoja de servicios, más allá de fichajes más o menos acertados o fallidos, más o menos caros o baratos, destaca como uno de sus grandes méritos la apuesta que con el respaldo de Quico hizo el pasado 4 de marzo por el entonces míster del filial, el entrenador del que indirectamente tanto depende ahora que sea él quien renueve.

Más artículos de opinión de Rafa Marín, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook