07 de marzo de 2020
07.03.2020

¿Y ahora por qué no lo fichan?

Si Celades y César consideran que sí es necesario un central no se entiende a qué están esperando

07.03.2020 | 23:09
¿Y ahora por qué no lo fichan?

Hace bien el Levante, que está en su perfecto derecho, en defender sus intereses tasando a Óscar Duarte en una cantidad proporcional, teniendo en cuenta que no cobran lo mismo, a lo que le costó la cesión de Vezo. Y tampoco le debe extrañar a nadie que los granotas traten de revalorizar a un central con el que no cuentan y al que no sería lo mismo sacar al mercado tras una temporada a la sombra que con minutos en Mestalla.

Lo que sí que sorprende, más allá de la elección del tico, es que el Valencia primero se lance a por él porque considera que es urgente fichar a un defensa y que luego, pese a la reunión entre clubes del pasado martes, se frene y ni conteste. Es más que discutible que Duarte o cualquier otro de los centrales ahora mismo al alcance sean la solución a los problemas que tiene Celades, pero si el entrenador y César piensan distinto, ¿a qué están esperando?.

Campaña, más caro para el Sevilla

No es que Campaña sea bueno, que lo es, sino que además es mejor de lo que parece. Cuando luce, nadie puede dudar de que es un futbolista digno de la selección, al menos de la que hay ahora, porque brilla y enciende a los que hay a su alrededor. Pero es que cuando su versión resulta más discreta, los números también lo respaldan. El problema está, sin embargo, en sus desconexiones y cruzadas de cable, que también son menos de las que parecen, pero que ahí siguen.

Tan cierto es que hoy por hoy se trata de un futbolista más maduro como que en demasiadas oportunidades se empeña en quitarle la razón a los que así lo piensan. Entre ellos técnicos tan distintos y que tanto bien pueden hacerle como Paco López, su mentor, Monchi, su mecenas, o ahora Luis Enrique, el seleccionador llamado de una vez por todas a quitarse el complejo de convocar a un futbolista del Levante UD. A estas alturas Campaña se habría enfundado ya la camiseta de la Roja si jugase en otro equipo. Acabará consiguiéndolo, seguro, aunque ojalá sea antes de que defienda un nuevo escudo, algo que se quiera o no ocurrirá también porque a tres millones por temporada su futuro deportivo es insostenible en Orriols.

Por eso es tan importante que su nombre no se quede en la prelista sino que el próximo día 22 aparezca entre los convocados para los partidos preparatorios contra Alemania y Holanda. Habrá que ver si Quico vuelve a ser capaz de sacarle la tajada que pretende, pero lo que sí que tendría que hacer desde ya el presidente es mandarle al Sevilla el mensaje de que haciendo el tonto les saldrá más caro. Las fotos del otro día en el Pizjuán, donde acudió invitado, están fuera de lugar y que nadie salga a decir que Iborra o Lerma también vienen al Ciutat. No es comparable ni por el contexto ni por su ubicación ni por las ganas de Monchi de andar provocando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook