Un sueño hecho realidad: adelgazar sin levantarse de la silla. ¿Es posible? Según la Univerdad de Houston, sí. Estos investigadores han localizado la fórmula para entrenar un músculo que quema la glucosa y la grasa mientras estamos sentados, con un ejercicio muy sencillo de practicar. Se trata de un innovador descubrimiento que está llamado a librar la batalla contra el sedentarismo. El secreto está en el sóleo, un músculo situado bajo el gemelo, en la parte posterior de ambas piernas.

Este desconocido músculo supone el 1% del peso de nuestro cuerpo, los investigadores han constatado que puede hacer grandes cosas por nuestra salud metabólica si somos capaces de activarlo adecuadamente. El profesor de Salud y Rendimiento Humano de la universidad estadounidense, Marc Hamilton, ha descubierto que la flexión del sóleo (SPU en sus siglas en inglés), eleva el metabolismo muscular durante horas, incluso mientras estamos sentados. Este músculo, ancho y grueso, es uno de los responsables de la bipedestación.

El sóleo se extiende desde debajo de la rodilla hasta el talón. La investigación de Hamilton, publicada en la revista iScience, sugiere que su activación para mantener un metabolismo oxidativo elevado y mejorar la regulación de la glucosa en la sangre es más eficaz que cualquier otro método de adelgazamiento, incluyendo el ejercicio y el ayuno intermitente. El proceso consiste en emplear el oxígeno para quemar metabolitos como la glucosa en sangre o las grasas, pero depende de las necesidades energéticas inmediatas del músculo cuando está trabajando.

¿Cómo se realiza el ejercicio?

Después de años de investigación, Hamilton y su equipo han logrado desarrollar una flexión concreta de sóleo distinta a la que se activa cuando estamos de pie o caminando, dirigida a que el músculo aumente su consumo de oxígeno por encima de que se conseguía con el resto de actividades físicas, haciéndolo a la vez resistente a la fatiga. El SPU se realiza sentado, con los pies apoyados en el suelo y los músculos relajados. Se eleva el talón mientras la parte delantera del pie permanece fija. Una vez que se llega al rango superior de movimiento, el pie se suelta pasivamente para volver a bajar. El objetivo pasa por acortar simultáneamente el músculo de la pantorrilla mientras que el sóleo se activa de forma natural por sus neuronas motoras. Puede que el SPU nos resulte parecido a caminar sentados, pero según los investigadores es justamente lo contrario: al movernos caminando, el cuerpo está diseñado para minimizar la cantidad de energía utilizada, mientras que el método Hamilton hace que el sóleo use la mayor cantidad de energía posible durante ese período prolongado de tiempo.

Eso si, los investigadores advierten que no se trata esto de la panacea del adelgazamiento ni debe tenerse en cuenta como un complemento a una dieta para las personas que quieran bajar de peso. No obstante, para Hamilton se trata del "estudio más importante" que ha llevado a cabo en su laboratorio de Metabolic Innovations de la Universidad de Houston, puesto que podría solucionar varios problemas de salud que acarrean las personas con un metabolismo ralentizado a causa de la inactividad.